Ven inevitable ataque a Gran Bretaña

LONDRES (AFP).- Es “inevitable” un atentado en la capital británica, advirtió este martes Scotland Yard, cuando casi 75% de los electores británicos se sienten “más vulnerables” a un ataque terrorista desde la guerra en Irak.

Un ataque terrorista contra la capital británica es “inevitable”, afirmaron sin dudar este martes tanto el alcalde de la ciudad, Ken Livingstone, como el jefe de la policía británica, John Stevens.

“Sabemos que hemos evitado ataques terroristas en Londres pero, como el primer ministro (Tony Blair) y el ministro del Interior (David Blunkett) dijeron, es inevitable que se produzca este tipo de ataques”, afirmó el jefe de Scotland Yard.

Una noticia aún más inquietante para los británicos al llegar cinco días después de los atentados de Madrid, cuya responsabilidad parece recaer cada vez más en Al Qaida o una de las ramificaciones de la organización terrorista internacional de Osama bin Laden.

Según un sondeo del instituto YouGov para el canal de información continua Sky News, la gran mayoría de los encuestados cree que la caída del régimen de Saddam Hussein en Irak no ha alejado en absoluto la amenaza terrorista. El 75% de los británicos considera que la implicación de Londres en la guerra de Irak les hizo más “vulnerables”.

Y aunque evidentemente Tony Blair intente cerrar el capítulo de la polémica sobre la legalidad de la guerra, cuando siguen sin aparecer las armas de destrucción masivas que Saddam Hussein era acusado de poseer, sus detractores no tienen la intención de dejar de criticarlo.

Cuando se cumple un año de la entrada de la coalición británico-estadounidense en Irak, la plataforma Stop the War convocó el sábado en la emblemática Trafalgar Square del centro londinense a “decenas de miles de personas”. “Queremos pedir el fin de la ocupación en Irak. Todo lo que dijo el gobierno resultó ser mentira”, declaró la presidenta de esa asociación, Lyndsey German.

Blair, a quien el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, vencedor de las elecciones del domingo, invitó a “hacer la autocrítica” sobre un conflicto que calificó de “desastre”, no cambiará de rumbo. Las próximas elecciones generales en Gran Bretaña aún están lejos, en 2006.

Pero la derrota del partido de José María Aznar, el presidente español saliente, debería dar qué pensar a su aliado de Downing Street. Los comicios del domingo en España fueron “una advertencia para los políticos que engañan a su opinión pública, como hizo Aznar con Irak, y que pueden pagarlo caro”, advertía el martes el diario de izquierda The Guardian en su editorial.