Ven prácticas “indelicadas” afectarían obra de gobierno

Los dirigentes empresariales Ernesto Vilalta e Ignacio Méndez, pasados presidentes de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera (AEIH), advirtieron que en el gobierno hay una percepción de desorden, falta de autoridad y de “prácticas indelicadas” que podrían conspirar contra la obra del presidente Leonel Fernández y terminar afectando el tejido social en su conjunto.

Desde su punto de vista, los principales enemigos de la administración de Fernández son muchos de sus propios funcionarios que tienen iniciativas contrapuestas al programa de gobierno y basadas en sus intereses particulares, una situación que podría terminar minando el alto nivel de confianza y de prestigio de que aun goza el gobernante.

Los empresarios saludaron “la actitud responsable” del ingeniero Temístocles Montás, secretario técnico de la Presidencia, así como del equipo económico, contra un préstamo para equipar a la Policía Nacional que ha sido cuestionado por la opinión pública al reflejar una composición poco transparente.

Vilalta y Méndez –éste último presidente de la Federación de Asociaciones Industriales (FAI)- consideraron que ha sido sensata la actitud del gobierno de no dar continuidad al citado contrato de préstamo, aunque haya sido aprobado por el Senado y la Cámara de Diputados.

“Lo ideal es que este tipo de iniciativas (como los préstamos aparentemente onerosos para el Estado) ni siquiera lleguen a concretarse ni se conviertan en materia de cuestionamientos de parte del público,” dijeron los dirigentes empresariales en una declaración conjunta.

Los ex presidentes de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera señalaron que “el desorden que se percibe incapacita al gobierno para poner en marcha un proyecto económico y social a favor de la población que creyó en el presidente Fernández y lo eligió de nuevo como su gobernante.”

Por otro lado, Vilalta y Méndez sugirieron al presidente Fernández hacer una buena selección de los funcionarios que reemplazarán a aquellos que ocuparán cargos electivos a partir del 16 de agosto. Dijeron que algunos de los servidores que dejan sus puestos para ir al Congreso Nacional han demostrado eficiencia y transparencia en su desempeño y no deben ser reemplazados por personas que aticen el desorden institucional.