Vender deja de ser negocio

En medio del fuerte proceso devaluatorio, que colocó ayer la tasa de cambio a 44.95 pesos por dólar, muchos suplidores de productos importados e industrias locales, han decidido esperar para ver qué pasa y no seguir despachando mercancías.

La información la ofreció el presidente de la Federación Dominicana de Comerciantes, Iván de Jesús García, quien afirmó que el impacto de la devaluación ha sido tan rápido y fuerte que muchas empresas han entendido que para ellas es menos perjudicial no vender en estos momentos, para evitar una total descapitalización.

García explicó que el problema reside en que hoy se sabe a como está el dólar pero no a cómo estará en los próximos días, y si los precios se calcularan a una tasa que se corresponda con esa situación, los productos no encontrarían compradores.

Señaló que a eso se agrega que aún cuando se lograran colocar las mercancías en el mercado, las ventas se traducirían en una mayor descapitalización para las empresas porque cuando vayan a reponer los productos vendidos tendrán que pagar una suma de pesos mayor por cada unidad que los ingresos recibidos por la venta de esa misma unidad, lo cual ha estado ocurriendo desde hace varios meses, a causa de la fuerte devaluación registrada por la moneda local.

¿Cuándo cambiará esta situación?

Para esta pregunta tampoco hay respuesta, porque la percepción que hay entre muchos agentes económicos es la de que la crisis generada por el fuerte proceso devaluatorio es tan grave que ya debió concitar una acción de las autoridades para enfrentarla, en el entendido de que, en adición a los factores económicos reales, hay un problema de acaparamiento de los dólares.

Una fuente consultada cuestionó que se esté esperando para enfrentar el problema la palabra del Presidente de la República, ya que la Junta Monetaria es el único organismo facultado por la Constitución de la República y por la Ley monetaria y financiera para dirigir la política monetaria y cambiaria del país.

¿Qué les pasa a las autoridades monetarias que no cumplen con su papel constitucional y las funciones que pone en sus manos la Ley monetaria y financiera?”, se preguntó la fuente consultada.

Se advirtió que “nada explica que en una crisis como la actual la Junta Monetaria no asuma su rol para poner orden en el mercado cambiario”.