Venezolanos inician recolección de firmas

CARACAS.- A menos de 24 horas del inicio de la recolección de firmas en respaldo a los referendos sobre la revocación de los mandatos de 38 diputados opositores, el gobierno y la oposición preparan sus maquinarias para la contienda.

El proceso, sin precedentes en el país, arranca en medio de gran incertidumbre ante las denuncias de posibles actos violentos que promoverían simpatizantes del gobierno y opositores, y los anuncios anticipados de triunfo que se adosan cada bando.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Francisco Carrasquero, hizo el jueves una exhortación a todos los venezolanos a que participen en la consulta sin ningún tipo de temor porque el proceso se desarrollará “normalmente sin alteraciones de ninguna índole”.

La directiva del CNE solicitó el apoyo de la fuerza armada para custodiar los centros de votación y evitar cualquier perturbación al orden público.

El ministro de la Defensa, general retirado José Luis Prieto, anunció que 60.000 militares participarán en el plan de seguridad del proceso.

El Vicepresidente José Vicente Rangel se mostró el jueves confiado de que el oficialismo logrará las rúbricas necesarias para convocar los referendos contra un grupo de congresistas opositores.

“Vamos batir un récord de recolección de firmas… ya nosotros tenemos detectadas las firmas para la revocación de los parlamentarios de la oposición en casi todos los estados”, dijo Rangel a la prensa durante la visita a un centro de simulacro de votación en el centro de la capital.

Señaló que los grupos simpatizantes del gobierno han desplegado una “impresionante movilización” en todo el país para lograr las rúbricas necesarias.

Agregó que el oficialismo aspira recabar unas dos millones de firmas contra los diputados opositores entre el 21 y 24 de noviembre.

La Constitución prevé que para llamar al referendo de un funcionario electo popularmente se debe presentar ante el CNE las firmas de 20% del total de electores que lo eligieron.

Rangel reiteró sus cuestionamientos contra la oposición a la que acusó de mantener “una relación estrecha” con los “sectores golpistas y terroristas”.

El diputado del partido opositor Primero Justicia, Julio Borges, desestimó la acción del oficialismo, y sostuvo que esa colecta de firmas se enmarca dentro de una estrategia para distraer la atención del referendo sobre el recorte del mandato del presidente Hugo Chávez.

La oposición realizará la colecta de firmas en apoyo al referendo contra Chávez entre el 28 de noviembre y primero de diciembre.

Borges agregó que con este proceso el oficialismo busca “recuperar lo que perdieron” en el Congreso.

Luego de las elecciones de julio del 2000 el oficialismo llegó a tener la Asamblea Nacional unos 93 votos que le garantizaban el control de las tres cuartas partes del congreso que está conformado por 165 diputados.

Después del fallido golpe del 11 de abril del 2002 el bloque oficialista sufrió una fuerte fractura y unos diez diputados se separaron del partido Movimiento Quinta República y se unieron a la oposición.

Esa situación originó un debilitamiento del bloque oficialista y lo obligó a sentarse a negociar con la oposición para lograr los 90 votos necesarios para aprobar las leyes, tal como prevé la Constitución.