Venezuela “no cortará el petróleo a EEUU a pesar de su hostilidad”

POR ANDY WEBB-VIDAL
en Bogotá
 
Venezuela insistió ayer en que no tiene intención de cortar los suministros de petróleo unilateralmente a Estados Unidos y dijo que una interrupción deliberada solo sería en respuesta a si la actitud “hostil” de Washington se convirtiera en “agresión”.

Las amenazas de una interrupción y el problema de cuán confiable es el gobierno del presidente Hugo Chávez como suplidor de petróleo de EEUU se ha convertido en el tema central, aunque confuso, de las agrias relaciones entre Washington y Caracas.

Las amenazas regulares del señor Chávez de “cortar” el suministro de petróleo a EEUU llevaron a Richard Lugar, presidente del comité de relaciones exteriores del Senado el mes pasado a instar a la administración Bush a desarrollar planes de contingencia para esa eventualidad potencial. Un estudio reciente realizado por la Oficina de Competencia del Gobierno de EEUU. le órgano investigador del Congreso, estimó que una interrupción de los suministros de petróleo de Venezuela produciría un incremento de US$11 por barril en el precio del petróleo.

Las amenazas de “corte” son un elemento corriente en las declaraciones de funcionarios venezolanos, pero las sutilezas semánticas parecen nublar lo que desencadenaría una acción semejante. Rafael Ramírez, el ministro de Energía venezolano, dijo en Teherán el fin de semana durante una visita oficial del señor Chávez a Irán que “si EEUU quiere tener una política hostil hacia nosotros, vamos a dejar de exportar petróleo a ese país”.

Venezuela, el quinto exportador mundial de petróleo embarca 1,5 millones de barriles al día hacia EEUU, lo cual representa cerca de 11% de las importaciones de energía de EEUU. Sin embargo, Bernardo Álvarez, el embajador de Venezuela en EEUU, insistió ayer que mientras que la administración Bush, en realidad mantiene su posición “hostil” frente al gobierno de Chávez, Caracas quisiera continuar suministrando petróleo.  “No hay discrepancia en nuestra posición”, dijo el señor Álvarez al Financial Times ayer. En una carta enviada al señor Lugar la semana pasada, el señor Álvarez dijo que los comentarios de “cortar el petróleo” “reflejan únicamente lo que sería una respuesta comprensible por parte de Venezuela a una agresión en su contra iniciada por el gobierno de EEUU”. “En ausencia de circunstancias extraordinarias, Venezuela intenta mantenerse como un abastecedor generoso y tomar en cuenta las necesidades energéticas de EEUU”.

El señor Álvarez dijo que Venezuela no es responsable por el deterioro del diálogo energético entre ambos países.

Los analistas dijeron que puesto que el mercado norteamericano constituye cerca de dos terceras partes de las exportaciones de petróleo de Venezuela, no parece existir una lógica económica que sustente la idea de que el gobierno del señor Chávez interrumpa los embarques.

VERSION: IVAN PEREZ CARRION