Venezuela puede ser sometida a mayor control social y económico

Presidente Nicolás Maduro

Caracas, Venezuela. AP. El presidente Nicolás Maduro utilizaría sus poderes especiales para ejercer mayores controles y convertir al Estado en comerciante, importador y distribuidor de productos con lo que se aseguraría un mayor control social, anticiparon economistas.

Los poderes especiales, aprobados por la Asamblea Nacional dominada por el oficialismo, permiten al presidente emitir decretos con fuerza de ley por 12 meses. Economistas consultados advirtieron que, según lo que ha dicho Maduro, se vislumbran mayores controles gubernamentales y eventualmente la exclusión de la competencia privada. “Lo que han visto (hasta ahora) es poco para lo que vamos a hacer”, afirmó el presidente, un ex sindicalista de 50 años, y añadió que planea una “ofensiva estremecedora” contra la corrupción.

Preocupación de Estados Unidos

El Departamento de Estado en Washington expresó ayer su preocupación por el otorgamiento de esas facultades al destacar que cree “en la separación de poderes y la independencia de las ramas del gobierno”.

El otorgamiento de esos poderes “está constitucionalmente permitido en Venezuela, pero… sentimos, por supuesto, que es importante para las personas tener voz, en cualquier país, en cualquier proceso de toma de decisiones y por eso es que la separación de poderes es importante”, dijo Jan Psaki, vocera del Departamento de Estado.

El 8 de noviembre y ante lo que declaró era una guerra económica desatada por sus opositores, Maduro ordenó inspecciones en comercios a los que acusó de inflar los precios y sacar provecho de las divisas a la tasa oficial de 6.30 bolívares por dólar que el gobierno entrega en virtud del control de cambio que rige desde 2003. En la calle esa tasa es de 10 veces más. En consecuencia, decenas de comercios redujeron sus precios hasta en 70%, al tiempo que miles de venezolanos se agolparon a las puertas de las tiendas en busca de los productos con descuentos. Las inspecciones se han desarrollado diariamente en locales de todo el país.

El vicepresidente Jorge Arreaza dijo que al menos “seis dueños de empresas” de la rama ferretera fueron detenidos por usura.

Maduro ha anticipado que implantará una nueva ley de costos, márgenes de ganancias y precios máximos para todos los artículos, así como otra ley de comercio exterior para garantizar el control de las importaciones.