Vicepresidenta llama a enfrentar obstáculos frenan empoderamiento de la mujer

Margarita en Parlamento Centro

La vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, aseguró hoy que el empoderamiento económico de la mujer es vital para logar la equidad de género y el desarrollo de los países de la región, al considerar que la participación igualitaria de las féminas en la fuerza laboral elevaría el Producto Interno Bruto (PIB) en un cinco por ciento.

Cedeño de Fernández precisó que en algunos países de la región el trato igualitario en el aspecto laboral entre hombres y mujeres permitiría reducir la pobreza hasta en un 12 por ciento.

Indicó que una mayor participación de la mujer en el trabajo tiene beneficios a lo interno de la empresa y la industria; así como en el hogar, la comunidad y la sociedad en sentido general.

Empero, señaló que la pobreza extrema, embarazo a temprana edad, la violencia de género y la discriminación aleja a las niñas y adolescentes de los estudios, un mal que debe ser enfrentado con firmeza para permitir el empoderamiento de las mujeres y su acceso igualitario al mercado productivo de la región.

Al participar como oradora principal durante el acto inaugural del XV Encuentro Regional de Mujeres de Partidos Políticos, organizado por el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), la Cedeño de Fernández manifestó que los últimos 20 años de lucha por la igualdad de género han demostrado que donde hay mujeres empoderadas, las sociedades progresan.

“Los resultados del empoderamiento económico han permitido que millones de mujeres alrededor del mundo rompan las cadenas de esclavitud cultural y emocional a las que eran sometidas por su pareja, por su familia o por su comunidad”, aseguró.

Resaltó que los beneficios que tiene el empoderamiento femenino para la sociedad son múltiples, “porque no hay dudas de que un aumento en los ingresos de la mujer resulta en mejoras sustanciales en la salud, la educación y el bienestar integral, no solo de ella, sino también de su familia y la comunidad”.

Sin embargo, dijo que aunque se ha avanzado en los últimos años, llama a preocupación la persistente discriminación en áreas como el empleo, las facilidades técnicas y financieras para las mujeres rurales que se dedican a la agricultura, la integración en la industria y el cierre de la brecha salarial entre ambos géneros.

“A esto, súmenle el porcentaje de mujeres en pobreza extrema y los retos que enfrenta para completar sus estudios primarios, secundarios y terciarios; porque no podemos borrar la realidad de que el embarazo en las adolescentes, la violencia de género y la discriminación en general, alejan a nuestras niñas de las escuelas y a nuestras mujeres de los centros de estudios, aunque a pesar de ello, y en las últimas dos décadas, las jóvenes y las mujeres se han dedicado a estudiar y a prepararse y continuamos siendo mayoría en las escuelas y universidades”, enfatizó.

Participaron junto a Cedeño de Fernández, la presidenta del Senado, Cristina Lizardo; la ministra de la Mujer, Alejandrina Germán; el presidente del Parlacen, Armando Bardales; la vicepresidenta de Honduras, Lorena Herrera; el director ejecutivo del Sistema de Integración Centroamericana (SICA); Werneer Vargas.

También la magistrada de la Corte Centroamericana de Justicia, Silvia Rosales; Juan Pablo Plácido y Mayra Tavárez, vicepresidente y secretaria del Parlacen por el país; y la presidenta en funciones del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Peggy Cabral.