Vicepresidente de Bolivia encabeza crucial negociación

LA PAZ  (AFP) – El vicepresidente boliviano, Alvaro García, liderará desde el lunes las negociaciones para solucionar un diferendo sobre un enorme yacimiento gasífero en el sur del país que se ha cobrado la vida de un manifestante y provocó la suspensión de la exportación de gas a Argentina y Brasil.

Con la presencia de las autoridades de las provincias concernidas, el cónclave se verificará en La Paz, a más a o menos 1.200 km del campo gasífero Margarita, cuya jurisdicción se disputan las provincias Gran Chaco y O’Connor, ambos en el departamento boliviano de Tarija.

Se trata de una antigua querella por alrededor de 25 millones de dólares anuales que hace una semana desencadenó enconos y furiosas protestas en los municipios de Villamontes -donde un comerciante de 37 años perdió la vida durante un choque con el Ejército que custodiaba una planta de bombeo de la petrolera holandesa Shell-, Yacuiba y Caraparí, donde centenas de pobladores se tomaron un megacampo de gas.

La situación se tensó en estos tres municipios de la circunscripción de Gran Chaco, donde se emplaza la mayor parte de la riqueza gasífera boliviana de 1,55 billones de m3, a punto tal que la toma de instalaciones petroleras devino entre viernes y sábado en el recorte de los envíos de gas a Argentina y Brasil.

Después de que el Ejército y la Policía retomaran el control de la situación a última hora del viernes, el bombeo de hidrocarburos se restableció a mediodía del sábado.

Al cónclave de La Paz han comprometido su asistencia el gobernador de Tarija, el opositor Mario Cossio, y autoridades de Gran Chaco, en principio reticentes a dialogar en La Paz con sus iguales de O’Connor.

“Hay que resolver las causas estructurales de esta situación que es el conflicto de límites” entre ambas provincias, asentadas sobre enormes reservorios gasíferos en los contrafuertes de la cordillera de los Andes, en la frontera con Argentina y Paraguay, sostuvo el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti.

Cossio, a quien la administración Morales endilga responsabilidad directa en la convulsión del sur boliviano, anunció que en el encuentro presentará “los antecedentes del problema que fue tratado por el gobierno local durante año y cuatro meses”.

“Escucharemos las propuestas del gobierno central para pacificar el Chaco”, dijo por su parte Gualberto Durán, líder civil de Yacuiba, el municipio de mayor profusión de violencia.

El acuerdo para abordar el espinoso tema en una mesa de negociación en La Paz produjo la liberación de un puente en la frontera boliviano-argentina, donde desde el martes se encontraban varados un millar de vehículos, incluida una decena de camiones cisterna con diesel para el pujante oriente agropecuario boliviano.