Víctima de un cura pederasta narra su calvario 40 años después

París. Cada semana durante cuatro años fue violado por un cura en Suiza. Más de 40 años después, Daniel Pittet cuenta su calvario y su combate por la verdad en un libro con prólogo del papa Francisco.

“Mon Père, je vous pardonne” (Padre, le perdono), de la editorial Philippe Rey, publicado el jueves, está escrito por un antiguo monje ahora casado y padre de seis hijos.

Daniel Pittet, 57 años, residente del cantón suizo de Friburgo (oeste), conoció al papa en 2015. Francisco aceptó escribir el prólogo de su libro señalando que “testimonios como el suyo hacen luz sobre una zona terrible de sombra en la vida de la Iglesia”, sacudida por numerosos escándalos de pederastia.

El autor describe los abusos que sufrió entre 1968 y 1972 – entre la edad de 9 a 13 años – por parte del cura Joël Allaz, un suizo de la orden capuchina. Pittet sufrió unas “doscientas violaciones”, a menudo en medio del silencio de un convento, según cuenta en entrevista con la AFP.

Pero basta una sola violación “para destruir la vida de una persona”. Y Daniel Pittet estima a “más de 100” las víctimas probables del padre Joël.

Solo una minoría se ha dado a conocer. “Para una víctima de violación es muy difícil hablar”, dice Pittet, quien ha sufrido depresión y otras enfermedades.