Video: Realizan allanamientos en busca de José Rodríguez, presunto asesino de locutores de San Pedro de Macorís

Nelson

Las autoridades de la Policía Nacional y el Ministerio Público investigan las circunstancias en que dos comunicadores fueron muertos a tiros en la cabina de la emisora FM-103, en San Pedro de Macorís, y una secretaria herida de bala.

Los comunicadores Luis Manuel Medina Pérez y Leónidas Antonio Evangelista Martínez, fallecieron a consecuencia de múltiples heridas de bala mientras se encontraban laborando..

En la escena del hecho, la Policía Científica recolectó cinco casquillos calibre 9 milímetros ; tres proyectiles mutilados y uno intacto, así como también un abrigo color zapote que se presume pertenece al victimario o presunto autor.

Decenas de personas han sido interrogadas en relación al hecho, se han realizado allanamientos en distintos sectores, y se analizan las evidencias recolectadas en la escena del crimen.

El  director general de la Policía, Nelson Peguero Paredes, ordenó al Director Central de Investigaciones (DICRIM), general Ney Aldrin Bautista, el envío de los más experimentados equipos de oficiales del área de investigación criminal, para que se sumen a las pesquisas.

A continuación un video con las declaraciones del jefe de la uniformada donde habla de los allanamientos que  realizan:

En el proceso de investigación, las autoridades identifican como principal sospechoso  a una persona que ha sido identificada como José Rodríguez, de 59 años, quien está siendo activamente perseguido por la Policía Nacional.

Los fundamentos de la investigación indican que  Rodríguez  es el posible autor de la muerte de los comunicadores  y también de las heridas que presenta Dayanina García de Hernández quien recibe atenciones médicas en un centro de salud y se encuentra en estado estable, según el parte médico.

La uniformada hace un llamado al presunto autor   a los fines de que utilice la vía que entiende más expedita y se entregue para ser sometido al proceso de investigación, ya que figura como el principal sospechoso del hecho.