Video: Sara Guirado, la “bailarina viral” que cree en el poder de la danza oriental

HAB05 LA HABANA (CUBA) 23/07/17.- Fotografía del 21 de marzo de 2017 de la bailarina española Sara Guirado impartiendo un taller con alumnas cubanas en La Habana (Cuba). Guirado se toma como algo "curioso" su condición de "bailarina viral" en Youtube, donde acumula más de 45 millones de vistas en un vídeo que ha servido para "acercar a mucha gente a la danza oriental", un arte "nada inferior" que, según asegura, puede empoderar a quien lo practica. EFE/Alejandro Ernesto
HAB05 LA HABANA (CUBA) 23/07/17.- Fotografía del 21 de marzo de 2017 de la bailarina española Sara Guirado impartiendo un taller con alumnas cubanas en La Habana (Cuba). Guirado se toma como algo "curioso" su condición de "bailarina viral" en Youtube, donde acumula más de 45 millones de vistas en un vídeo que ha servido para "acercar a mucha gente a la danza oriental", un arte "nada inferior" que, según asegura, puede empoderar a quien lo practica. EFE/Alejandro Ernesto

La Habana– La española Sara Guirado se toma como algo “curioso” su condición de “bailarina viral” en Youtube, donde acumula más de 45 millones de vistas en un vídeo que ha servido para “acercar a mucha gente a la danza oriental”, un arte “nada inferior” que, según asegura, puede empoderar a quien lo practica.

Contraria a quienes a veces “ridiculizan” o tienden a relacionar este baile con estereotipos sexistas, Guirado ve a la danza oriental como un “arte milenario” que tiene “muchísima base cultural y mucha fusión”, algo que espera demostrar en su primera visita a Cuba, donde participará desde hoy en el festival Havana World Music.

Minutos antes de impartir una clase a bailarinas cubanas, esta madrileña afincada en Valencia (este de España) conversó con Efe sobre la “grandeza” de la llamada danza del vientre, en la que hay todo un “abanico de folclore, mucho más de lo que se piensa”.

“Lo llevo viendo muchísimos años a lo largo de mi carrera. La mujer entra de una forma y sale de otra en una clase de danza. Es un momento para ellas, no necesitan a nadie, solo trabajan consigo mismas y con otras mujeres y se crea una energía de trabajo increíble”, señala.

Explica que trabaja “con el interior, no solo el físico”, lo que posibilita a la bailarina “abstraerse de todo lo que tiene que ser, de lo que no puede manifestar, del reflejo de mujer que espera la sociedad”.“Todo desaparece y simplemente están enfocadas en la emoción que les trasmite esa música”, insiste.

Su pasión por la danza oriental le hizo apartarse de la Ingeniería Agrícola y Ciencias Ambientales que estudió para dedicarse en serio al baile, fundar una academia en la ciudad valenciana y crear su propia compañía, una de las primeras de su tipo en España.