Video: “Un violador en tu camino” frente a la Procuraduría

Procuraduría

Con los ojos vendado y cantando a una sola voz la canción que se ha convertido en el himno feminista ,”Un violador en tu camino”, decenas de mujeres se manifestaron este domingo frente a la Procuraduría General de República Dominicana.

Con el estribillo “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía. El violador eras tú”, la plataforma Cero Discriminación RD y otras organizaciones buscan hacer un llamado a las autoridades para frenar la grave crisis de violencia de género que existe en el país.

“El objetivo es reivindicar nuestros derechos y la necesidad de cambios, pero también que las mujeres se empoderen y sean protagonistas de que esto ocurra”, declaran.

Sobre el tema Un violador en tu camino

Según el Diario El País, la canción fue creada por el colectivo Lastesis, fundado hace año y medio por cuatro mujeres de 31 años (Dafne Valdés, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres, originarias de Valparaíso) que tratan de transmitir teoría feminista a través del lenguaje audiovisual.

La canción y la coreografía que mueve a las mujeres que la interpretan se hizo viral tras las protestas del 25 de noviembre en Chile contra la violencia que sufren las mujeres.

Letra de Un violador en tu camino:

El patriarcado es un juez
que nos juzga por nacer,
y nuestro castigo
es la violencia que no ves.
El patriarcado es un juez
que nos juzga por nacer,
y nuestro castigo
es la violencia que ya ves.
Es feminicidio.
Impunidad para mi asesino.
Es la desaparición.
Es la violación.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.
El violador eras tú.
El violador eres tú.
Son los pacos,
los jueces,
el Estado,
el presidente.
El Estado opresor es un macho violador.
El Estado opresor es un macho violador.
El violador eras tú.
El violador eres tú.
Duerme tranquila, niña inocente,
sin preocuparte del bandolero,
que por tu sueño dulce y sonriente
vela tu amante carabinero.
El violador eres tú.
El violador eres tú.
El violador eres tú.
El violador eres tú.