Videos impactan EU

BLACKSBURG, EEUU  (AFP).- Estados Unidos se encontraba conmocionado ayer, jueves, tras la emisión de los videos grabados por el autor de la masacre en la universidad Virginia Tech, cuya difusión generó gran polémica y alimentó las interrogantes sobre cómo el estudiante pudo eludir la vigilancia de las autoridades.

Desplegadas en todas las universidades y difundidas una y otra vez en la televisión, las imágenes de Cho Seung-Hui, posando con un arma y un rostro amenazante, reforzaron la imagen de un joven gravemente perturbado, lleno de violencia y odio. “Ustedes me arrinconaron y me dejaron una sola opción”, acusa el joven surcoreano en uno de los 23 videos enviados a la cadena estadounidense NBC.

“Había cien mil millones de opciones y maneras que hubieran evitado lo que pasó hoy”, señaló. “Pero ustedes decidieron derramar mi sangre. (…) Ahora tienen sus manos manchadas de sangre para el resto de sus vidas”.

En la oleada de motivos que dio, tras cartas, 29 fotos y 23 cintas de video, se presenta como un mártir, responsabiliza a los ricos, se refiere a Jesús y a los dos jóvenes autores de la masacre en Columbine.

   En una de las imágenes aparece con las dos pistolas que más tarde el lunes le sirvieron para asesinar a 32 alumnos y profesores de la universidad donde estudiaba inglés.

   Desde la matanza, Estados Unidos se pregunta cómo el estudiante, detenido por la Policía del campus en 2005 luego que alumnas lo denunciaran por acoso, luego internado en un hospital psiquiátrico, pudo pasar la seguridad.

   El jueves, un día después de la difusión de los videos, los dirigentes de Virginia Tech rechazaron las acusaciones de inacción.

   “Sé que hemos seguido nuestros procedimientos correctamente en el pasado, hemos reaccionado de acuerdo a las informaciones que disponíamos en el momento, y ahora tenemos más información”, dijo el vicepresidente de la universidad, Ed Spencer, en conferencia de prensa.

   “Pienso en la seductora tentación de acusar, y espero que ninguno de nosotros vaya en esa dirección”, agregó.

   El jefe de la Policía de Virginia Tech lamentó la difusión masiva del video por parte de la NBC.

   “Me decepcionó la decisión editorial de emitir estas imágenes perturbadoras”, dijo Steven Flaherty, subrayando que hasta hace poco, solamente los profesionales asignados al caso habían visto esas imágenes.

   “Lamento que todos ustedes hayan sido expuestos a esas imágenes. (…) Detesto la idea de que personas que no estaban acostumbradas a ello debieron ver este tipo de imágenes”, aseguró.

   Por otra parte, el oficial indicó que el contenido del paquete de cartas, fotografías y videos enviados por Cho Seung-Hui por el momento no había aportado muchos elementos a la investigación: “El paquete simplemente confirmó lo que ya sabíamos sobre varios aspectos”.

   La polémica toca también a la reacción policial entre las dos horas de diferencia que hubo entre los ataques: el primero que dejó dos muertos en un edificio de dormitorios y el segundo 30 en un edificio de salones de clase.

   Según el New York Times, la Policía, tras el primer ataque, habría seguido una pista falsa y perseguido a un joven que no era el indicado.