Villa Isabela llora muertos y teme lluvias dañen más

29_11_2016 HOY_MARTES_291116_ El País4 A

VILLA ISABELA, Puerto Plata:-La muerte de cinco personas, tres de una misma familia, ahogadas al desbordarse los ríos La Jaiba y Gualetico a causa de las lluvias del domingo en la noche, las más de mil viviendas inundadas, decenas de familias que perdieron sus ajuares y las posibilidades de más lluvias mantienen a esta población consternada.
Las personas ahogadas son Isaura, Ney y Reynaldo D’Aza, de 13, 25, 37 años de edad; Pedro Antonio Batista, de 64 años y Delvis Núñez, de 38.
Los D’Aza fueron arrastrados por el río Gualetico, que penetró con una gran corriente al centro de la comunidad de Gran Diablo y se llevó la casa sobre cuyo techo estaban para salvar sus vidas.
Mientras, Batista y Núñez cruzaron en un motor una cañada desbordada en la comunidad de Gran Diablo, y desaparecieron en lo inmediato, aunque horas después fueron recuperados por socorristas de la Defensa Civil.
En tanto, las plantaciones de plátanos, yucas y otros rubros que se cosechan en abundancia en esta zona resultaron devastadas por la crecida de ambos ríos, especialmente en Gualete, Laguna Grande, Caño Manuel, Gran Diablo, donde además resultaron inundadas decenas de viviendas.
El director del hospital, Elvin Raúl López, evaluó en RD$5.0 millones los daños sufridos a causa de las lluvias y las inundaciones, ya que se dañaron valiosos equipos quirúrgicos, de laboratorios, planta eléctrica de emergencia, reactivos y el almacén donde guardaban medicamentos de gran valor para socorrer a las personas que van de consultas a este centro de salud.

Sostuvo que el personal y algunos pacientes fueron puestos a reguardo para evitar que sufrieran algún percance a causa de estas inundaciones.
El director del Distrito Escolar 11-07, Cristóbal Noesí, destaco que aunque los centros escolares públicos no fueron afectados por este fenómeno de la naturaleza, suspendieron la docencia para ofrecer los mismos para albergue de las familias que fueron víctimas de la inclemencia del tiempo.
Una tragedia. Las familias amanecieron sacando a las calles colchones, los pocos ajuares que pudieron salvar y la gran cantidad de agua que penetró a sus viviendas por las inundaciones.
Altagracia Rodríguez, residente en el sector La Allanada, dijo que en su hogar “lo perdimos todo y para colmo hasta ahora no hemos visto llegar las ayudas que nos han prometido”.
Otra ama de casa que se quejó fue María Natacha Beato, la cual sostuvo que es necesario que los ríos que “nos rodean sean canalizados, porque de lo contrario seguiremos padeciendo las inundaciones”.
Mientras tanto, autoridades representantes del sector salud, educativo y comunitario coincidieron en que las perdidas económicas son millonarias.
¿Ahora qué? El director de la Defensa Civil, mayor general Rafael Elpidio de Luna Pichirilo, informó que al mediodía de ayer se efectuó una reunión de autoridades en la que se determinó distribuir la logística y organizar el proceso de asistencia en las comunidades afectadas por las lluvias.
Declaró que tienen instrucciones como Defensa Civil de llevar a cabo un levantamiento para que se ofrezca asistencia a las personas que han perdido sus enseres del hogar.
El gobernador, Iván Rivera Bastardo dijo que el Gobierno “no dejará solos a los habitantes de esta comunidad que están afectados por las lluvias”, por lo que el presidente Danilo Medina dispuso a los organismos oficiales de asistencia social trasladarse en pleno a este municipio para ofrecer ayudas a los damnificados.
Rivera Bastardo reconoció que los alcaldes de los municipios donde se han producido estas inundaciones no podrán enfrentar estos problemas sin ayuda del Poder Ejecutivo.
En tanto, el director de los Comedores Económicos, Nicolás Calderón, expresó han llegado con cuatro mil raciones de comida cruda, las que fueron distribuidas en esta comunidad en las primeras horas y una cocina móvil que estará dando servicios de comida cocida a las diferentes familias.

La directora del Plan Social de la Presidencia, Iris Guaba, dijo que distribuyeron sabanas, mosquiteros, colchones, agua embotellada, medicinas, ropas a las personas más afectadas por las lluvias.
El diputado Juan Carlos Quiñones describió como tétrico el panorama que está viviendo Villa Isabela en estos momentos y dijo que la muerte de las cinco personas ha sido lamentable porque “nadie va a recuperar la vida de estos seres humanos” arrastrados por la corriente de los ríos que se desbordaron a causa de las lluvias.