Vinculan bultos misteriosos en la Vía Láctea a materia perdida de la galaxia

Via

Sídney (Australia). Unos misteriosos “bultos” casi invisibles detectados en las nubes de gas que conectan a las estrellas en la Vía Láctea podrían comprender parte de la materia perdida de la galaxia, según un estudio publicado hoy.

Estas estructuras tendrían forma de fideos, láminas de lasañas o de avellanas, según el estudio liderado por Keith Bannister, de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO) y publicado en la revista Science.

“Pueden cambiar radicalmente nuestra idea sobre el gas interestelar, que es el depósito de reciclaje de las estrellas de la galaxia y que albergan el material de viejas estrellas que se reconstruirá en otras de nuevas”, dijo Bannister, en un comunicado de CSIRO.

Estos misteriosos objetos fueron detectados por primera vez hace 30 años a través de unas ondas de radio emanadas del brillo de un quásar de una galaxia distante que variaba ampliamente en su intensidad.   Entonces los astrónomos no pudieron determinar de qué se trataba, pero atribuyeron este comportamiento a la “atmósfera” invisible de la galaxia, un gas de partículas cargadas de electricidad que rellena el espacio entre estrellas.

“Los bultos en este gas actúan como lentes, que enfocan y desenfocan las ondas de radio, lo que hace que aparezcan fortaleciéndose o debilitándose a lo largo de días, semanas o meses”, dijo Bannister.   La investigación dispuso del conjunto de poderosos telescopios del este de Australia, que dirigieron al quásar PKS 1939-315 en la constelación de Sagitario, lo que les permitió observar un efecto de lente que duró un año.