Violencia de Estado y Terror

Violencia de Estado y Terror

El control trujillista.

Patricia Solano y Juan Miguel Pérez

El terror y sus agentes

(documento de dos páginas)
Carta remitida a Trujillo en 1935 por el cónsul dominicano en Nueva York, informando actividades de exiliados.

Para sostener su dictadura, y garantizar todos los mecanismos de concentración de poder económico y político, Trujillo instauró un Estado militar represivo.

Hizo de los cuerpos armados de la República instituciones degradadas y cómplices de sus crímenes.

La dictadura se afianzó sobre el terror para infundir miedo en las casas, calles e instituciones, y en la represión sin contemplación para coaccionar sus oponentes.

El Servicio de Inteligencia Militar fue uno de los principales brazos de la dictadura, especialmente bajo la dirección de Johnny Abbes.

Todas las instituciones militares, policiales o carcelarias se convirtieron en centros de tortura y muerte.

La cárcel de “La 40”, inaugurada en 1957 como centro de tortura del SIM fue demolida una semana después del ajusticiamiento de Trujillo en junio de 1961, para que no pudiese ser investigada por la Comisión de Derechos Humanos de la OEA que visitó el país.

Tortura
Apresados los expedicionarios del 1959, el régimen les sometió a salvajes torturas. Por alguna extraña razón, los torturadores decidieron hacer fotografías. La más conocida es la de José Messón mientras era torturado en la silla eléctrica, quien luego fue asesinado y desaparecido.

Los fotógrafos Gilberto y Aníbal Fuentes Berg, obligados a retratar el dramático momento, lograron enviar la foto al extranjero, donde los exiliados dominicanos se encargaron de denunciar al mundo los crímenes de Trujillo. Pagaron con su vida el acto heroico, pues fueron asesinados en enero de 1960.

Informantes: Delación y chisme como control
Si algo caracterizó a la dictadura de Trujillo, fue el uso de informantes, un sistema perverso de control y terror. A estos espías el pueblo les llamó “calieses”. Al caer la dictadura, muchos fueron agredidos a pedradas por las multitudes que se manifestaba en las calles.

El Foro Público fue uno de los más refinados y crueles métodos de control de la población, y especialmente, de los funcionarios del gobierno y del Partido Dominicano. Era una sección de “cartas anónimas” que salía diariamente en el periódico El Caribe desde 1948 y que utilizaba la humillación, el chisme y la calumnia como política de control sobre el prestigio social de las personas.

EL PARTIDO DOMINICANO

La organización política del Trujillismo

Partido unico.

En agosto de 1931 surgió el Partido Dominicano, para servir de base organizativa e ideológica de la dictadura de Trujillo.

Tenía delegaciones en todo el país y servía como fuerza paramilitar, herramienta electoral y caja chica del tirano, mediante la cual se pagaban los gastos de sus redes clientelares. Se ocupaba del adoctrinamiento masivo de la población y de vigilar y denunciar, no solo a los enemigos del régimen, sino también a los remisos, o a los que mostraban tibiamente su adhesión.

Pertenecer a este partido era obligatorio; cuando la policía detenía a un ciudadano, pedía cédula y carnet para verificar que estaba inscrito.

Los empleados y funcionarios públicos tenían que aportar por ley el 10% de sus salarios para mantener el partido.
Fue disuelto el 28 de diciembre de 1961.

Más leídas