Violencia de género

Un día como hoy, en el año 1981, en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, se propuso conmemorar el reconocimiento mundial de la violencia de género.

El origen de esta fecha, declarada como “Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer” se remonta a 1960, año en que las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, fueron asesinadas por orden de Rafael Trujillo.

Pero no fue hasta 1999 que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer. Desde entonces los Gobiernos de la mayoría de países accionan a favor de la prevención de la violencia, sancionando las malas prácticas y reconociendo que es un problema que atenta los derechos humanos.

Normalmente se entiende que el hombre es el responsable de los actos que abarcan la violencia de género, pero si una mujer ejerce violencia sobre otro sexo es también violencia de género, pues la misma se concreta cuando es ejercida de un género hacia otro.

Se ha teorizado que los orígenes de violencia contra la mujer radican en los patrones de cultura, en la actitud machista, en el predominio de la figura masculina en diversas áreas de la sociedad y en que el hombre no tolera el desarrollo actual de la mujer. Mucho se ha dicho y poco se ha hecho.

La educación sexista inicia en el hogar y se respalda en la sociedad, con la definición de roles y estereotipos de la figura predominante. La educación del padre y la madre o tutores, debe ir en coherencia con la formación en los centros de estudios, para que los hombres y las mujeres no pierdan su identidad.

Basta de campañas, charlas y arrestos, los ciudadanos y ciudadanas necesitan  operaciones en las comunidades, formación,  promoción de modelos familiares, atención al lenguaje sexista y sobre todo despertar el interés de trabajar en conjunto en esta lucha que afecta a todas y todos.

Comuníquese con la autora: ladyllbalbi@hotmail.com