Violencia de género cobra más vidas que cáncer y accidentes de tránsito

A pesar de que la violencia sexual y doméstica contra la mujer es ilegal en nuestro país desde 1997 (ley 24-97) las creencias culturales hacen que la implementación de las leyes que protegen a la mujer muchas veces sean violadas por hombres que hacen valer su condición de “machos” a puros trancazos.

Hoy 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y encuentra al país con que unas 57 mujeres han fallecido en lo que va de año en la República Dominicana, donde la violencia doméstica ha experimentado un aumento sin precedentes en los últimos años.

Según reveló recientemente la procuradora general adjunta para Asuntos de la Mujer, doctora Roxanna Reyes, en lo que va de año hay registradas más de 50,000 denuncias de violencia contra de la mujer.

Así mismo refirió que un informe de las Naciones Unidas revela que una de las primeras causas de muertes de las mujeres de 15 a 44 años es la violencia doméstica, por encima del cáncer y los accidentes de tránsito.

Un análisis publicado por Oxfam Internacional destaca que la violencia contra la mujer se encuentra generalizada en República Dominicana: según los datos, un 24 por ciento de mujeres de edades entre los 14 y los 49 años ha sufrido abusos, y más de 600 mujeres han sido asesinadas en los últimos cinco años, la mayoría por sus compañeros o excompañeros.

Recientemente el Comité para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres de la ONU urgió al país a aumentar los esfuerzos para proteger a las personas afectadas y asegurar que los perpetradores sean llevados ante la justicia, partiendo de las alarmantes cifras de la tasa de feminicidios que se mantuvo en los últimos años entre los 170 y 200 anuales en una población inferior a los 10 millones de personas.

No hay un perfil único. Todos los expertos coinciden en destacar que no hay un perfil único de víctima de violencia de género. En estas 50 mil mujeres maltratadas hay menores de edad, mujeres rurales, citadina, con alguna discapacidad. Pero también hay profesionales superiores, cantantes, estudiantes y empresarias atrapadas en el mismo círculo vicioso.

La violencia es problema de todos. “En pleito de marido y mujer nadie se debe meter”, dice un viejo refrán, que explica claramente el porqué de la falta de apoyo a las víctimas de la violencia doméstica en nuestro país. Pese a esto desde 1999, Oxfam viene financiando a las contrapartes en el país: Profamilia, el Centro Aquelarre y el Núcleo de Apoyo a la Mujer (NAM) para proporcionar servicios de ayuda directos a mujeres víctimas de los abusos, y para presionar a los servicios de salud, las fuerzas policiales y el Poder Judicial a responder de forma positiva ante las necesidades de las mujeres víctimas de la violencia.

Otra entidad que ayuda con estos temas es el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas, PACAM.

De su lado la magistrada Reyes considera que el Estado tiene el reto de lograr mayor presupuesto especializado, más personal y mayor logística, de tal forma que los actores puedan dar una respuesta más contundente, rápida y efectiva.

Así mismo recientemente las autoridades dominicanas lanzaron la campaña “Cada día menos, hasta llegar a Cero”.