Violencia doméstica, drogas y salud mental

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/573ED138-0B91-45B6-9CCF-C6E207B2E9F4.jpeg

Hace pocas semanas tuve la gran oportunidad de ser invitada al 25

Aniversario de Consejo, organización sin fines de lucro con sede en Seattle-Washington.

Consejo fue creado en 1978 con el fin de ayudar a la comunidad latina en problemas de violencia doméstica, drogadicción, alcoholismo y salud mental.[tend]

Lo que dio inicio con un pequeño grupo de personas con una visión clara de las grandes necesidades de la comunidad en estos campos, se ha convertido en una agencia modelo, no solo para Estados Unidos sino para Latinoamérica.

En los últimos años, como médico en el campo de periodismo en salud, he

estado en contacto con incontables comunidades en los Estados Unidos y

Latinoamérica y he visto cómo pequeñas organizaciones con las mejores intenciones simplemente “mueren”, por falta de apoyo, o por el contrario, organizaciones que dieron inicio con apoyo y recursos económicos, no pudieron subsistir por falta de metas concretas y programas que dieran resultados.

La impresión personal que he tenido con muchos de estos programas que han llegado y se han ido, es que las metas fueron un tanto “etéreas”, sin resultados tangibles, o los pocos resultados que pudieron haberse obtenido se perdieron en la burocracia.

Afortunadamente, “Consejo” nos cuenta una historia diferente, con un grupo impresionante de profesionales, que no solo han logrado implementar los programas que se han puesto como meta, sino con ello dar esperanza de una nueva vida a cientos de personas.

Según las últimas estadísticas, la violencia doméstica en Estados Unidos afecta de 1.8 millones a 4 millones de mujeres al año. El abuso físico es la mayor causa de visitas al hospital de las mujeres en EEUU. El 42% de las mujeres asesinadas ocurre en manos de su compañero de intimidad, y el 25% de las visitas al servicio de emergencias de los hospitales son de mujeres con lesiones por violencia doméstica.

El alcoholismo está asociado a problemas maritales y otros problemas de relación interpersonal, depresión, desempleo, abuso de menores y en general contribuye a una variedad de problemas sociales como suicidio, crimen y accidentes automovilísticos.

Uno de los problemas más grandes con este grupo de población, especialmente mujeres y adolescentes, es la falta de información y la sensación de no tener a quién recurrir cuando en la familia se presentan problemas.

Lo que más me impresionó del trabajo de esta organización, es el sinnúmero de “brazos” que tienen en la comunidad. Y personas que confían en su profesionalismo y buscan su ayuda sin miedo.

Mario Paredes, Presidente Ejecutivo de Consejo, nombra algunos de ellos:

-Programas de prevención: drogadicción, alcoholismo, violencia doméstica.

-Tratamientos psiquiátricos.

-Soporte personal o grupos de soporte.

-Orientación a padres y madres en aspectos importantes de la crianza de sus hijos.

-Ayuda en empleos vocacionales y de rehabilitación.

-Hogares “de transición” para personas sin hogar, personas con problemas mentales o víctimas de violencia doméstica.

-Ayuda a personas en la corte, hospitales y cárceles

-Grupos de adolescentes que realizan diferentes labores y deportes, que

los aleja de las drogas y otros problemas de la calle

-Grupos de personas que donan su tiempo (especialmente mujeres), que

enseñan a otras a reconocer los signos de la violencia doméstica. Y la lista

continúa…

Y otro aspecto muy positivo de “Consejo”, es la ayuda que se presta a las personas necesitadas (violencia familiar, drogadicción, etc), a valerse por sí mismas. Se ofrecen programas especiales, en los cuales se les da las “herramientas” a esas personas, para que puedan vivir una vida digna, de la que se sientan orgullosas, y sobre todo, el saber que no están solos o solas, que hay una comunidad que se interesa por ellos y que ofrece una ayuda real a sus miembros.

Muchas organizaciones están tratando de desarrollar estos programas en todas las Américas, y se encuentran con obstáculos que retrasan su progreso, o ayudan a su “muerte”.

El presidente ejecutivo de “Consejo” y su grupo de profesionales tienen los brazos abiertos para ayudar a cualquier organización en EEUU y Latinoamérica, ya que cuentan con programas para poder llegar a la población necesitada.

Si usted desea información, puede escribirle a: mario@consejo-wa.org

Para más información.