Violencia doméstica es un grave problema para la comunidad dominicana en Nueva York

NUEVA YORK.- La foto de una bella mujer latina vestida de novia aparece en carteles, recortes de periódico, invitaciones y volantes con propaganda contra la violencia doméstica en la oficina de María Lizardo, en Washington Heights.

“Esa es Gladys”, dice Lizardo, directora de servicios sociales de La Corporación de Mejoramiento del Alto Manhattan, una organización comunitaria responsable de uno de los dos programas de violencia doméstica más importantes de la zona.

Gladys Ricart, una dominicana asesinada por un ex novio el día de su boda hace cuatro años, se ha convertido en el símbolo de la lucha contra la violencia doméstica y contra la violencia hacia la mujer en la comunidad latina de Nueva York, especialmente para la dominicana.

La violencia intrafamiliar es un problema que va en aumento en la comunidad, dijo el asambleísta y ex director de Servicios para Víctimas de Washington Heights, Adriano Espaillat, quien atribuye el incremento en las querellas en parte a una mayor conciencia por parte de las mujeres. “Más mujeres están reportando el abuso,” dijo Espaillat.

El año pasado, los precintos 33 y 34, que cubren la zona de Washington Heights, atendieron 5,748 incidentes de violencia doméstica, contestaron 738 llamadas de víctimas y entregaron 159 órdenes de protección, de acuerdo a un reporte anual de la Patrulla del Distrito Municipal del Alto Manhattan. Según esos datos, Washington Heights es el área más violenta de Manhattan cuando se trata de casos de violencia intrafamiliar.

Stanley Hurt, el oficial encargado de la unidad de violencia doméstica del precinto 34 explicó que el número de llamadas no necesariamente refleja la cantidad de mujeres que busca ayuda. “No tomamos querellas por teléfono”, dijo. La mayoría de las 1,248 querellas que llegaron al precinto 34 fueron presentadas por mujeres que acudieron al destacamento o fueron referidas por llamadas al 911.

El oficial dijo que la unidad obtiene mucha información de organizaciones como la Corporación de Mejoramiento del Alto Manhattan. Vilma Ramirez, una consejera de esa organización que trabaja bajo la supervisión de Lizardo, dijo que en un día normal ellas reciben unas 10 mujeres.

Las estadísticas sobre violencia doméstica publicadas por la Oficina para Combatir la Violencia Doméstica, de la alcaldía de Nueva York, revelaron que, en lo que va de año, 46 personas han sido asesinadas en incidentes domésticos, 10 de ellas en Manhattan. Con una población similar a la de Nueva York, en República Dominicana el número de mujeres de asesinadas en actos vinculados a violencia intrafamiliar va sobre las 113. En 2002, 131 mujeres fueron asesinadas en circunstancias similares en el país, 27 más que en 2001.

Los vínculos de la comunidad de Washington Heights con la República Dominicana han llevado a Mireya Cruz, directora del programa Nuevo Amanecer, del Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, a iniciar los trámites para abrir un centro en Santo Domingo.

“Comencé en mayo, luego de un viaje a República Dominicana. Me junté con un grupo de mujeres y hablamos de sus necesidades. Ellas dijeron que estaban interesadas en temas de desarrollo económico, trabajo social y violencia doméstica, que es una prioridad”, dijo Cruz.

Desde mayo, voluntaria de Washington Heights han viajado a Santo Domingo a impartir talleres a mujeres dominicanas: uno sobre disciplina alternativa (cómo corregir a los hijos e hijas sin necesidad de golpearlos), uno sobre salud femenina y otro sobre violencia doméstica. Una de las metas del grupo es abrir un refugio para mujeres sobrevivientes de violencia.

Cruz está de acuerdo con María Lizardo y Adriano Espaillat cuando dicen que no hay más violencia, sino más voluntad para denunciarla. “El pasado mes enviamos ocho mujeres a refugios. Este mes hemos mandado tres. Ellas se están arriesgando”.

Cruz, que ha trabajado con mujeres por 17 años, dice que la edad de inicio de las relaciones violentas está disminuyendo en la comunidad.

Parece haber una nueva tendencia de violencia, dijo el asambleísta Espaillat. “Ya ha habido muertes de adolescentes por violencia en la pareja. Estamos poniendo especial atención a esto”, dijo Espaillat.

Según Cruz, el año pasado mujeres más jóvenes empezaron a dirigirse al programa Nuevo Amanecer buscando ayuda. “Tuvimos casos de muchachas de 19 y 22 años. Antes de eso, la mayoría de nuestras clientas estaban en los 30 y 40. Las seguimos recibiendo, pero este año han venido muchas por debajo de los 25 años, algunas que están en relaciones abusivas desde los 12 años, en la escuela”, explicó Cruz.

[b]MANHATTAN NO ES EL MAS VIOLENTO[/b]

A pesar de las estadísticas, Manhattan no es el distrito municipal más violento de Nueva York. De los 222,492 incidentes de violencia doméstica reportados el año pasado al Departamento de Policía de Nueva York (NYPD en inglés), el 35 por ciento provino de Brooklyn, un distrito con sólo un 2.7 por ciento de dominicanos, según el censo. El Bronx, con 10 por ciento de dominicanos y 35 por ciento de puertorriqueños, quedó en segundo lugar con 55,726 reportes.