Viva Resorts: una nueva etapa

La compañía nació cuando un grupo de italianos y un empresario dominicano se asociaron para comprar en 1987 un pequeño hotel en Bayahíbe. Con la reciente apertura en Cabarete de un nuevo hotel en régimen de operación, ya son siete los resorts bajo el concepto Viva. Un total de 2,400 habitaciones en cinco destinos diferentes en el Caribe. Una alianza estratégica con una de las cadenas más reconocidas en Estados Unidos da paso ahora a una nueva etapa en la que se busca captar mercado norteamericano. Una nueva marca, Viva Wyndham, que cubrirá Centroamérica, México y el Caribe.

El hotel de Bayahíbe era el Club Dominicus Beach, que había sido construido en los años 70 como un proyecto de bungalows. Los compradores lo remodelaron y lo convirtieron en un establecimiento de 187 habitaciones. “Lo colocamos en el mercado italiano, que llegó a copar el 90 por ciento de visitantes; porque los principales socios son de esta nacionalidad y dentro del grupo hay un tour operador italiano, que en aquel entonces era pequeño y ahora es uno de los más importantes. Fue un éxito desde su apertura, con vuelos directos desde Milán”, asegura su vicepresidente ejecutivo, el dominicano Rafael Blanco, quien es accionista minoritario.

Poco después, el grupo decidió comenzar a explorar otros destinos. Y a principios de los 90 se dio el salto al extranjero para construir el Viva Fortuna, en Gran Bahama, que abrió en 1992 con 202 habitaciones. Pero no fue hasta 1996 cuando la cadena dio su paso más importante para comercializar el producto con una marca propia: Viva Resorts. “Coincidió con el desarrollo en México, en playa del Carmen, en la Riviera Maya, con el Viva Maya. Un año después, viene Viva Azteca, que está al lado”. Más tarde, el segundo hotel en República Dominicana, el Viva Dominicus Palace, y Viva Vallarta, en el Pacífico mexicano.

Hace unos días, se abrió el Viva Tangerine, en Cabarete, con 220 habitaciones, el primero que Viva dirige en términos de operación. “En total, hemos llegado a operar unas 2,400 habitaciones, 1,100 de ellas en la República Dominicana”.

[b][EL CONCEPTO DEL PRODUCTO[/b]

“Viva es un concepto; no es una instalación física”, asevera Blanco, quien continúa afirmando: “Eso nos ha conducido a crear lo que nosotros entendemos es un producto líder en el mercado todo incluido del Caribe”.

Viva Resorts siempre ha querido distinguirse fundamentalmente en dos aspectos: la animación y la comida. “Son las que entendemos son las más importantes en términos del disfrute para el cliente dice el vicepresidente de Operaciones, Omar Estévez. Ponemos mucho esfuerzo y orgullo en el área de animación. Nuestro concepto implica que el cliente esté animado e involucrado todo el día. Tenemos un equipo formado por profesionales y una infraestructura tecnológica a la vanguardia”.

En cuanto a los alimentos y bebidas Estévez explica: “Intentamos satisfacer todas las necesidades del cliente en este sentido. Tenemos comida las 24 horas del día y con una gran variedad de restaurantes y diversidad culinaria: mexicano, mediterráneo, italiano, pizzería, y oriental, todos con su propia marca, para que nuestros huéspedes se familiaricen con ellos”.

Según las explicaciones de sus ejecutivos, Viva Resorts se ha inclinado por un producto exclusivamente de playa. Y no en cualquier lugar, sino en los rincones más bellos. Y un producto de familia. “Incentivamos las parejas con sus niños. Los niños hasta seis años vienen gratis y hasta 12 años, a mitad de precio. Tenemos un mini club y un junior club, para niños y ‘teenagers’.

“Mucha pasión”. Así enfatiza Blanco que trabaja su personal. “Un personal altamente formado que pretendemos crezca, evolucione y madure con nosotros. Eso es muy importante, parte de la filosofía de la compañía. Tenemos un empleado por habitación, un total de 2,500 personas, 60 de ellas en las oficinas corporativas de Santo Domingo”.

[b]ALIANZA INTERNACIONAL[/b]

Viva Resorts acaba de firmar una alianza estratégica con una de las cadenas más importantes en Estados Unidos: Wyndham. “Nuestra expansión ha sido posible indica Blanco porque nuestro concepto ha mantenido una cohesión en el mercado y ha tenido mucho éxito en Europa y Canadá. Ahora nosotros entendemos que el estadounidense es el mercado más importante, por su cercanía. Este acuerdo sirve para lograr penetrar con mayor eficiencia y dinamismo y para apuntalar la segunda ola de expansión de Viva Resort, la que nos ayude a pasar a 14 ó 20 resorts en los próximos 10 años”.

“La idea es que en las propiedades donde el concepto todo incluido tenga sentido sean operadas bajo el concepto Viva W Wyndham porque ellos entienden que nosotros somos los expertos en el manejo de este tipo de hoteles”.

¿Por qué Wyndham? “El proceso fue de enamoramiento mutuo a primera vista. Hace un año Viva tomó la decisión de aliarse con una cadena norteamericana. Porque entendíamos que si queríamos penetrar este mercado con efectividad, teníamos que asociar la marca Viva con una marca fuerte y reconocida allí. Contratamos una firma consultora que nos ayudó a hacer una presentación de lo que somos y llevamos la propuesta a varias compañías y al final la que mostró el mayor interés y la que a nosotros nos gustó fue Wyndham porque tiene tres características que para nosotros son esenciales: es una cadena con un nombre excepcionalmente bueno; la compañía es propietaria de la mayoría de los hoteles que opera, al igual que Viva Resorts, y eso identifica la filosofía de explotación porque cuando se maneja su propio hotel se tiene más un concepto de largo plazo; el tercer elemento es el hecho de que es la cadena hotelera norteamericana con mayor presencia en el Caribe”.

Dice el vicepresidente ejecutivo que desde que comenzó esta relación ha habido una “química” casi perfecta entre los miembros de las dos compañías, lo que ha hecho posible que en el transcurso de apenas dos meses de trabajo, el producto Viva Wyndham esté en el mercado (desde el 1 de noviembre).

¿Viva ha tenido que realizar cambios? “Nosotros ya somos cuatro estrellas plus, casi cinco estrellas, y por lo tanto los cambios en la planta física han sido mínimos. Hemos tenido que introducir modificaciones en las habitaciones, en algunos detalles. Eso ha implicado una inversión, pero no demasiado significativa”.

Para asumir la creciente demanda de turistas norteamericano que Viva Wyndham espera tener y al mismo tiempo seguir atendiendo a los viajeros europeos (principalmente italianos) y canadienses que ahora llenan sus hoteles, la compañía tiene entre sus planes expandir operaciones. “Nosotros hemos identificado la zona de Bávaro Punta Cana como la próxima área de expansión. Ya estamos identificando para construir allí y en 2005 abrir. Otras zonas que estamos estudiando son Brasil, México y otras islas del Caribe, entre ellas Jamaica, Trinidad y Tobago y Aruba”.