Vivir Tranquilo, ¿más de lo mismo?

Se ha dicho muchas  veces, pero vale la pena volver a repetirlo: haciendo lo mismo no pueden obtenerse resultados distintos a los ya obtenidos, pero  parece que al gobierno se le agotaron las opciones, hasta ahora  fallidas todas, para enfrentar la desbordada delincuencia y la inseguridad que nos deja como secuela. Solo eso explica que haya decidido resucitar (en el gobierno prefieren  el eufemismo “relanzar”) el Plan de Seguridad Ciudadana Vivir Tranquilo, que en el 2013 sustituyó a Barrio Seguro, que no obstante la fanfarria que acompañó su lanzamiento, junto al Sistema de Emergencia 911, fue languideciendo hasta virtualmente dejar de existir por razones hasta ahora inexplicadas. ¿Qué se hará diferente para evitar que pase lo mismo? En esta ocasión, según lo que se ha explicado, Vivir Tranquilo será parte del Programa Seguridad Ciudadana 2017-2020 presentado al presidente Danilo Medina el pasado martes por los Ministros de la Presidencia Gustavo Montalvo, de Defensa, el mayor general Rubén Darío Paulino Sem, y  de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, miembros de la Comisión Gubernamental de Seguridad Interior. Pero al igual que Barrio Seguro, también apostará por la integración  de las comunidades, que estarán representadas por 600 líderes comunitarios de los 160 barrios que serán intervenidos a nivel nacional. Claro está, como todas las experiencias anteriores han sido rotundos fracasos, expertos en seguridad ciudadana como Daniel Pou dudan de la efectividad  de este nuevo esfuerzo del gobierno, mientras  asegura que, con la Policía que tenemos, “ningún plan va a funcionar”. Lo que nos obliga a concluir esta columna con las mismas palabras con las que la  empezamos,  pero en forma de pregunta: ¿Cómo espera el gobierno obtener resultados distintos en su lucha contra la delincuencia y la criminalidad si va a continuar haciendo lo mismo que ha estado haciendo hasta ahora sin ningún éxito?