Volkswagen CrossFox 2016 Compacto con espíritu rebelde

D1

El Volkswagen (VW) CrossFox es un compacto SUV de poco más de 4 metros y estética aventurera. Más allá de que es un auto destinado a carreteras en buen estado, su silueta resalta un look muy juvenil tirando a salvaje. Es un atractivo compacto con el cual se puede ir al trabajo de forma diferente, no es un todo terreno de verdad, pero, por su elevada carrocería, permite cruzar vías descarnadas o pasar badenes con toda seguridad.

Como modelo podría definirlo como un auto compacto con espacio interno de minivan, confort de sedán y vocación de todoterreno, pero en virtud de su polivalencia cumple con varias funciones sin destacarse plenamente como un autentico especialista. Es decir: por sus dimensiones no tienen un gran espacio interno, pero puede llevar cómodamente varios pasajeros; no es tan vivaz como un sedán, pero es dinámico y alegre de conducir; y sobre todo no es un trepador de lomas como su imagen sugiere, pero permite excursiones al campo en toda seguridad.? En pocas palabras ofrece una buena flexibilidad de uso para aquellos que necesitan un auto de dimensiones contenidas, económico en su gestión y de aspecto coqueto para gustar y presentarse bien a una gran mayoría de usuarios.

Por dentro. Con holgado espacio para cuatro adultos, el habitáculo del CrossFox es confortable tanto en sus butacas delanteras como traseras, contando además con bastante espacio para el baúl (260 dm3).
En su postura de conducción resalta una posición de manejo elevada y con facilidad de ajustes para lograr la posición de conducción ideal, función que se logra con asiento y guía ajustables en todo.
Distribuidos en el interior se encuentran un gran números de porta-objetos que permite guardar todo tipos de enseres. El panel de instrumentos recalca el ADN típico de Volkswagen, con relojes redondos y fácil de leer.

Como accesorios lleva vidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado, aire acondicionado, airbags para conductor y pasajero, frenos ABS con EBD, neumáticos “Off Road”, faros de halógeno bifocales; sistema de audio con radio AM/FM, reproductor de CD, lector de MP3 y entradas auxiliar con puerto USB; además de un portón trasero de apertura automática entre otros. Los controles del sistema de audio están en el volante y forman parte del equipo estándar.

Al volante. En nuestra prueba tuve la oportunidad de conducir el Crossfox en carreteras de ciudad y autopista. La estabilidad y seguridad de marcha resultan bien buenas. Por su tracción delantera me esperaba un comportamiento subvirador, sin embargo, inclusive a elevada velocidad, el CrossFox se comportó de maravilla. En vías con muchas curvas, por su altura, me sorprendió la estabilidad del conjunto. En curvas abiertas y autopistas de alta velocidad, el aplomo es gratificante.
Y como cereza en el pastel, solucionar las estrechas y complicadas vías ciudadanas es el elemento predilecto del VW CrossFox, gracias a una longitud externa de solo 4,053 milímetros.

Mecánica. El CroosFox lleva un motor 1.6 MSI (Multipoint System Injection) de 110 caballos y 155 Nm de torque. Lleva conectada una transmisión automática-secuencial ‘ASG’ de 5 velocidades. La tracción es delantera y la suspensión es independiente tipo McPherson adelante y de brazos halados atrás.
La culata es de 16 válvulas y la distribución de potencia es suave y lineal en todo el arco de revoluciones. Los frenos son de discos ventilados delanteros y tambor atrás.

Conclusión. ?En resumen, el nuevo VW CrossFox es un crossover de tamaño reducido, carácter dinámico y flexibilidad para varios usos. Un auto de evaluar seriamente para gozar con su uso una excelente calidad de vida.