Volver en sí /volver en ti/ volver en mí

Uno vuelve (se recupera) en uno mismo. /Tú vuelves en ti mismo/. El vuelve en él mismo. Claro, también ella vuelve en ella misma etc.

Tú no puedes volver en /mí/ mismo. Ni yo puedo volver en ti mismo. Tampoco, ni tú ni yo lo podemos hacer ni en él ni en ella misma. Cada quien lo hace en su correspondiente particularidad.

Ni yo en /ti/, ni en /él/.

Ni tú en /mí/ ni en /él/.

Ni él-ella en /mí/ ni en /ti/

Gramaticalmente no. Podría ser en una metáfora, una imagen literaria: Volver en ti es mi liberación espiritual.

Cada quien /vuelve/ en su personalidad y en su categoría gramatical.

Volver en sí parecería acto de imaginación, de hechicería, de transmutación. Pero no es la aplicación correcta del lenguaje. Podría ser dijimos, una metáfora, una imagen literaria.

Pero gramaticalmente afecta el enlace, es incorrección de concordancia en la que caemos al decir: /Le/ dije la verdad a todos ellos juntos, cuando debemos expresar /les/ dije…

Porque /le/ es uso complementario del pronombre que revela singular en una situación en que nos estamos refiriendo a categoría plural: /ellos/.

He leído en un relato:

“Luego se hizo de día, la calle, la luz de la mañana; ya eran las siete y entonces fue cuando volví en /sí/”.

La conjugación del verbo (volví) envuelve al narrador /Yo/, primera persona, sujeto tácito en la proposición “cuando volví en sí”. /Cuando/, adverbio (de tiempo) encabezador del complemento dentro de la proposición, es seguido por el verbo /volví/ que, a su vez es complemento por la frase preposicional “/en/ sí”. (Favor distinguir pr/o/posición de pr/e/posición-preposicional, que aunque parónimos, son aplicaciones muy diferentes).

Proposición es una estructura, generalmente constituida por varias palabras, pero que puede alcanzar sentido completo o ser parte de una oración.

Preposición es una partícula que encabeza complementos y que indica de qué manera se complementa el núcleo: en, de, sin, con, para…

Entonces: volví en /sí/ es empleo anómalo. Debe decirse, debe escribirse: Volví en mí, para la correspondencia entre sujeto (Yo); verbo: volví (primera persona gramatical) y /mí/ primera persona gramatical como complemento. Correlativo: me. Así, tú, segunda persona; verbo: volviste. Correlativo: te. Tercera, persona; El/ ella; verbo: volvió: Correlativo: sí, sustituible por la misma forma prominal. Ademas de ustedes, vosotros y los plurales correspondientes.

Otra cita, para despedirnos:

“Mi padre le pidió eso de manera ingenua, ya que el general Trujillo era capaz de todo /contar/ de lograr sus objetivos”. (Aclaración: /contar/ lo presento como una curiosidad ortográfica).

Nada tiene que ver con los complementarios. Debió escribirse: /con tal/.

El autor de la obra se refiere a la opinión que le solicitó (1930) Rafael Leonidas Trujillo acerca del complot que este último tenía para derrocar al presidente Horacio Vásquez.

Pedro Rubirosa fue un “general” de aquellos montoneros de los viejos tiempos. Padre de Porfirio Rubirosa. Las dos citas que he presentado corresponden al libro ”Porfirio Rubirosa. El Play Boy y Latin Lover”. Primera edición, abril del 2013, Impresos Dáliz y Asociados, S.R.L. Santiago, República Dominicana.

Los materiales citados se encuentran respectivamente en las paginas 8 y 13. Reitero que me parece que el autor confunde y liga elementos oracionales, cuando afirma que [Trujillo era capaz de todo /contar/ de lograr sus objetivos].

En efecto, /contar/ , verbo en infinitivo, no corresponde en el orden sintáctico. Lo que se entiende es que el autor olvidó que debió escribir la frase “con tal”. Si no me equivoco, correspondía decir que [… Trujillo era capaz de todo /con tal/ de lograr sus objetivos].

Si no me equivoco. Perdón.