WILFRIDO VARGAS “Lo de Venezuela me hace llorar”

6C_¡Alegría!_22_1,p01

Un diálogo revelador, sincero y cargado de complicidad fue el que el público de CNN en Español siguió la noche del miércoles entre Wilfrido Vargas y el comunicador cubano Camilo Egaña.

El exitoso productor musical y director de orquesta dominicano confesó en el programa “Camilo en CNN” que llora por situaciones que no demandan lágrimas, como cuando ve un gesto de solidaridad que colma sus emociones y puso como ejemplo la ayuda humanitaria al pueblo venezolano.
“El hecho de ver aviones cargados de ayuda para Venezuela, ese sentimiento de solidaridad, es contradictorio, porque debería darme gratificación, es una de las cosas que me hace llorar”, dijo el exitoso músico puertoplateño.
Aunque el motivo principal de la entrevista a Vargas es el lanzamiento del libro autobiográfico “Me volviste loco Wilfrido”, autoría del intérprete de “El loco y la Luna”, se tocaron temas sobre su historia musical y personal.
Sobre la depresión el laureado artista aseguró que aunque sus estados de ánimo cambian no se encontrará a un hombre más “gozador” que él.
“Me encanta la gente, me encanta gozar. Si vas al siquiatra a decirle lo que sientes cuando estás en eso, él empieza a hacer un listado y aunque dure diez días en llenarlo, no da, porque la depresión es tan cínica que no se deja ni definir”, respondió a Egaña.
En cuanto a la resiliencia dijo que es entendible que un niño que haya surgido en un ambiente de drogadictos sea drogadicto, pero es hermosa la historia de que ese mismo niño haya dicho “yo no voy a caer en ese gancho, voy a hacer lo contrario, voy a estudiar y me gano el premio Nobel de Literatura”.
Wilfrido definió la palabra resiliencia como un mecanismo que impulsa a conquistar metas. “La resiliencia hace que tus sufrimientos sean tan fuertes, que te den tan duro, que rebotes y vayas a caer al otro extremo y allá esté el éxito. Si logras descubrir eso, te sacaste el premio, porque le coges el truco a la situación y ves el problema desde el punto de vista del enfermo, no del médico”, dijo.
Aclaró que no rechaza las terapias, al contrario, son obligatorias, pero quien las necesita tiene que cooperar y llevar sus anotaciones.
Sobre la música recordó que nació en una familia de músicos, donde su abuela y su madre tocaban guitarra.
“La noción que se tenía en mi casa de la armonía era del trío Los Panchos y otra música por esa línea. Yo toqué piano en un lugar, toqué bajo en otro lugar y aunque lo que soy es trompetista, le veía la lógica al instrumento que caía en mis manos”.

El rey de la fusión. Vargas narró como anécdota el impactó que le causó escuchar por primera vez “La bilirrubina”, de Juan Luis Guerra, mientras manejaba en compañía de su hija Alina Vargas.

“Sucede que yo no sabía hacer merengue, al no saber hacer merengue y querer hacerlo apareció otra cosa que tuvo detractores y seguidores, pero pudieron más estos que los primeros, entonces Wilfrido Vargas se posicionó con eso. Pero un día, iba manejando en compañía de mi hija Alina, y al escuchar aquello tuve que detener el auto y le dije: ‘mami, me dispararon. Es una cosa tan hermosa que creo que no vamos a sobrevivir’. Ese bienestar me tumbó”.
Wilfrido Vargas reveló que lo que hizo fue rodearse de excelentes músicos dominicanos para crear una canción que a los pocos días dio como resultado el súper éxito “El baile del perrito”.

“El hecho de yo no tener la musculatura intelectual para responder a ‘La bilirrubina’ me hizo inventarme rápidamente una situación donde yo pudiera responder. ¿Qué hice?, tomé a esos cantantes que suenan a Juan Luis, como Kiko Rizek, Frank Ceara y agarré una batería de compositores dominicanos para hacer esa canción simpática que alude a dos perritos en su afán de apareamiento, pero suave”, dijo el artista.