Will Smith se sumerge en una experiencia Argentina

Will Smith

BUENOS AIRES. AP. Como en muchos de sus aclamados films, Will Smith derrochó puro carisma y simpatía al referirse el miércoles al personaje que encarna en “Focus”, cuyo rodaje comenzó en Buenos Aires. En esta comedia el superastro de Hollywood interpreta a un estafador al que el público adorará porque es capaz de romper con el pasado y aprender “a amar de nuevo”.

“Esta es mi primera vez en Argentina y me encanta Buenos Aires. Fuimos a un partido de polo…Tomé (vino) Malbec y (la infusión del) mate. Y las mujeres de esta ciudad son…. muy inteligentes”, dijo Smith a los periodistas en perfecto español y con una resplandeciente sonrisa. Esas palabras y los gritos de entusiasmo que profirió poco antes, cuando saludaba a su llegada a la rueda de prensa, fueron suficientes para que el taquillero actor se metiera a todos en el bolsillo.

En “Focus”, dirigida por los estadounidenses Glenn Ficarra y John Requa, Smith interpreta a un estafador veterano que se enamora de una novata estafadora, papel interpretado por la australiana Margot Robbie. Pero ambos se separan cuando ella se acerca demasiado. Años más tarde, la vida de él se desestabiliza cuando se ex novia aparece en Buenos Aires, donde cada uno está trabajando por separado en estafas muy complicadas y con el mismo objetivo: el multimillonario propietario de una escudería de autos de carrera, encarnado por el brasileño Rodrigo Santoro.

“Estuve cinco días aquí y me encantó la ciudad, aunque resulta difícil dormir porque siempre hay algo para hacer”, recalcó Smith, de 45 años, que comenzó su carrera artística como cantante de rap y se mostró además encantado de tener programada una “experiencia con tango” el jueves para “sumergirse” en la cultura argentina.    Sobre su personaje de Nicky, aseguró que el público va a adorarlo.

“Creció en una familia de delincuentes. Es la historia acerca de cómo rompe con su infancia. En el negocio donde creció no hay espacio para el amor. Lo que se cuenta es el proceso de él alejándose de esa infancia negativa y aprendiendo a amar otra vez con esta bellísima Margot”, señaló el protagonista de éxitos como “En búsqueda de la felicidad”, “Hombres de negro” y “Soy leyenda”.

En tanto, Robbie explicó que su personaje en “Focus” es muy diferente al “romántico” que interpreta en “Cuestión de tiempo”, actualmente en cartel en Buenos Aires.    Ficarra y Requa, guionistas de comedias de humor negro como “Un Santa no tan santo”, también son los autores del guion de “Focus” y ambos querían tener un escenario “lujoso, exótico e internacional” para esta historia.

Requa señaló que desde que ambos cursaban estudios en una escuela de arte de su país, “soñábamos con Buenos Aires”.

“Fuimos a una escuela de arte, no de cine, y Buenos Aires es una ciudad de artistas. Buscábamos una película que fuera aquí y esta historia con la que nos topamos hace cinco años nos pareció perfecta para venir”, señaló el cineasta, que codirigió con Ficarra “Loco y estúpido amor” y “Una pareja dispareja”.

“Esta es una historia exótica y Buenos Aires se presta”, expresó por su parte Ficarra, quien dijo desconocer porqué “no se ha filmado mucho” en Estados Unidos sobre Argentina.

Al contrario que los otros protagonistas de “Focus”, Santoro (“300: El nacimiento de un imperio”) ya tiene experiencia rodando en el país sudamericano, donde trabajó bajo las órdenes del argentino Pablo Trapero en “Leonera”.

“Focus”, hablada en inglés y en la que también actúa el estadounidense Gerald McRaney (“Mike & Molly”), comenzó a filmarse el 18 de noviembre en algunos barrios turísticos de la capital argentina. El rodaje de la película, que distribuirá Warner Bros Pictures, se trasladará luego a Nueva York, donde está previsto que finalice a mediados de diciembre. Los productores son Denise Di Nov, Stan Wlodklowski y Charlie Gogolak.

Los servicios de producción en Argentina los brinda la compañía local Kramer & Sigman Films. Se desconoce cuándo será el estreno internacional de la cinta.

Al término de la conferencia de prensa, Smith, nominado en dos ocasiones al Oscar por sus actuaciones en “Ali” y “En busca de la felicidad”, dio la mano afectuosamente a varios de los periodistas y siguió practicando el español que está aprendiendo con una profesora en Estados Unidos.

Después caminó varias cuadras por el pintoresco barrio de San Telmo, donde saludó a los fanáticos que le aclamaban. La sonrisa no abandonó su cara en ningún momento.