Xi y Biden conversaron: ¿se entendieron?

Xi y Biden conversaron: ¿se entendieron?

EDUARDO KLINGER PEVIDA.

Dos idiomas, dos actitudes, dos visiones. Para interlocutores sinceros es tan importante la traducción como el ánimo de respeto y sinceridad. Ambas partes describieron la reciente conversación como “franca y profunda”. Biden llamó a su par chino un día después del incidente en el mar de China, en disputa entre varias naciones asiáticas, pero con aguas que Beijing considera suyas.

Ante la penetración de una embarcación de guerra estadounidense, barcos y aviones chinos la alejaron. En el ambiente de provocación y xenofobia se puede estar al borde de una desastrosa confrontación. Biden dijo que la llamada era con el interés de evitar que la competencia derive en conflicto. Agregó que “la relación EEUU-China es la más trascendental del mundo” y el planeta depende de ella. Xi recordó que el “mundo se verá beneficiado si China-EEUU cooperan. Pero el mundo saldrá perjudicado si China-EEUU se enfrentan”.

Al visitar China en 1979 con una delegación congresual al establecerse las relaciones diplomáticas, Biden dijo que el desarrollo de China favorecía a EEUU y cuando en 2011, como vicepresidente, volvió, afirmó que el “ascenso de China no era el fin” de EEUU y que el crecimiento chino había “traído oportunidades y competencia y EEUU puede florecer y lo hará en esta competencia”. El despacho oval ha trastrocado esos criterios y opta por el conflicto.

China ofrece cooperación pero recibe confrontación. Xi no pretende dar órdenes, pero nunca aceptará le digan que hacer. Xi no ha amenazado a EEUU, no le molesta sea rico y poderoso; Biden dice no permitirá China sea rica y poderosa. Xi no pretende cambiar el sistema norteamericano pero Biden aspira a transformar el modelo chino.

China no estimula sentimientos independentistas en Texas, California o Puerto Rico pero EEUU conspira sobre Taiwán, Hong Kong – bajo el eufemismo de “prodemocracia” – y en Xinjiang bajo la propaganda de defensa de los derechos humanos estimulando el independentismo musulmán. Biden reiteró respeto al principio de una China, está obligado después de las 3 declaraciones conjuntas sobre el tema, pero estimula la intransigencia de Taipéi dejándole volar con sueños de “independencia” sabiendo que ello sería inevitablemente la guerra. La agenda de EEUU incluye solo intereses estadounidenses e ignora los chinos.

Mientras el presidente dice querer intercambios más francos y constructivos, el Congreso no descansa en aprobar decretos agresivos. China le reclama tomar el camino correcto. Para solucionar diferencias no importa el idioma, hay que tratarse con respeto y como iguales.

“La relación EEUU- China es la más trascendental del mundo”: Biden

La agenda de EEUU incluye solo sus intereses e ignora los chinos

China ofrece cooperación pero recibe confrontación

Más leídas