Xiomara Castro asume presidencia de Honduras

Xiomara Castro asume presidencia de Honduras

La flamante presidente Xiomara Castro saluda a simpatizantes en el Estadio Nacional en Tegucigalpa, Honduras.

Castro asumió en medio de la algarabía de unas 40 mil personas que asistieron al Estadio Nacional de Tegucigalpa

La nueva presidenta de Honduras, Xiomara Castro, fue juramentada ayer, jueves, como la primera mujer en ostentar ese cargo y prometió refundar en lo social a un país centroamericano, que según declaró, está en bancarrota.

Acompañada de su esposo, el expresidente Manuel Zelaya , derrocado por los militares en 2009, Castro, de 62 años, asumió en medio de la algarabía de unas 40 mil personas que asistieron al Estadio Nacional de Tegucigalpa para presenciar el hecho histórico.

“La presidencia de la República nunca ha sido asumida por una mujer en Honduras”, destacó la nueva líder en su discurso inaugural y tras recibir la banda presidencial de manos del presidente del Congreso Nacional reconocido por la gobernante, Luis Redondo. “Han tenido que pasar 200 años desde que se proclamó nuestra independencia. Estamos rompiendo cadenas, estamos rompiendo tradiciones“.

Aprovechó de inmediato para anunciar lo que según ella se trata de la “tragedia social y económica” que enfrenta su país. “El Estado de Honduras ha sido hundido estos últimos 12 años y lo recibo en bancarrota”, aseguró Castro, en alusión a los tres gobiernos del conservador Partido Nacional que gobernó con Porfirio Lobo (2010-2014) y Juan Orlando Hernández (2014-2018 y 2018-2022). Y así, lanzó su propuesta de refundar la nación en un estado socialista y democrático.

Castro, quien ganó la Presidencia con un amplio margen de votos el 28 de noviembre, juramentó en medio la incertidumbre política luego de una crisis en el nuevo Congreso Nacional desatada en torno a quién presidirá ese órgano. Días antes de la investidura se formaron dos equipos de dirección legislativa ninguno de los cuales es legítimo, según los expertos y su enfrentamiento amenazó con paralizar el trámite de leyes cuando la nueva gobernante necesita poner manos a la obra para resolver problemas.

Los legisladores del partido de Castro, Libertad y Refundación, respaldaron a uno de los suyos para presidir el poder legislativo en lugar de apoyar al elegido por la presidenta, acordado con su vicepresidente a cambio del apoyo del partido de éste para ganar los comicios. Ninguno de los grupos cedió, lo que llevó a la celebración simultánea de dos sesiones legislativas el martes.

Castro no aludió a la crisis en su discurso y lo dedicó a reiterar las promesas que la impulsaron al poder: encarar el desempleo, la violencia persistente, la corrupción, así como problemas con la salud pública y la educación.
“Debemos arrancar de raíz la corrupción de los 12 años de dictadura”, planteó.

EEUU listo para darle su apoyo

El gobierno de Estados Unidos ha respaldado firmemente a Castro y ha dicho que está listo para brindarle su apoyo. La vicepresidenta Kamala Harris, a quien se le asignó la tarea de encontrar formas de abordar las causas profundas de la migración centroamericana, encabezó la delegación de su país en la ceremonia.

Publicaciones Relacionadas