Yo quiero debates electorales

Dra. Amparo Chantada
Todo ciudadano interesado en los pormenores de la Nación, entiende la importancia de un debate electoral, publico entre los principales aspirantes al cargo de presidente sobre su plataforma programática. El debate permite conocer los programas de Gobierno y se transforma en una especie de aprobación indirecta ya que el conocimiento previo de las metas a alcanzar, involucra, que lo quiera o no, al que escucha.

El debate es un ejercicio de convencimiento sobre ideas o políticas. Para eso, y uno podría tener algunos elementos de comprensión, por que algunos se niegan y le rehúsen a los debates, se debe tener las ideas claras, ser claro a la hora de exponerlas, saber disponer sus argumentos y organizar su discurso de manera a ser entendido sin dificultad y mas, tomando en cuenta el nivel cultural disímil del publico, saber ser entendidos por todos. Para eso, se debe saber exponer sencillamente sus ideas, explicar con más detenimiento las políticas que más impactan o que más cohesionan y por fin, ilustrar sus argumentos con citas, o dar ejemplos.

Hablar para convencer es ser capaz en presencia del otro interlocutor de iniciar un cierto número de actos de palabras gracias a los cuales se puede hacer conocer su posición, justificarla, intentar también de oponerse eficazmente a los argumentos del adversario. Hay que saber expresar su opinión, conceder al adversario la bondad de algunas propuestas, minimizar algunos aspectos negativos, protestar, persuadir y tranquilizar al público en general, cuando de cambios profundos se refiere. Es más, no es bueno divulgar la totalidad de un programa, hay que dejar espacios para la sorpresa, para la innovación, para el reajuste necesario en caso de tenerlo que hacer.

Esos diferentes actos de palabras, combinándose de diversas maneras, permiten producir discursos muy diferentes, adaptados a la situación de comunicación en la cual se toma la palabra. No es fácil convencer, hay que ser capaz de adoptar estrategias diferentes, según la naturaleza y la posición del público frente al cual uno se expresa.

Por eso, ha  y que saber debatir, influenciar, incitar, disuadir.