Yoko Ono en el MOMA de New York

ar2

Por fin, el Museo de Arte Moderno -MoMA de la ciudad de New York, expone a Yoko Ono, mujer emblemática y rebelde de los años 60-70.

La exhibición titulada Yoko Ono: One Woman Show,1960-1971, presenta el período de estos años significativos de la guerra fría, pero también años que marcaron todos los movimientos pacifistas, anti nucleares y que movilizaron el mundo por la paz, condenando la guerra de Vietnam y las intervenciones de Estados Unidos en América Latina.

A sus ochenta y dos años, Yoko Ono, famosa viuda de John Lennon, quien como sabemos fue asesinado en New York en 1980, en ese momento esposo de Yoko, -y quien fue un músico multiinstrumentalista y compositor británico que saltó a la fama como uno de los miembros fundadores de The Beatles, con un éxito único en su historia- declaró que “por fin la toman en serio y entienden el conjunto de su creación”.

Lo expresó en un encuentro con el público y los medios, siempre vestida de negro, con su sombrero de paja y sus lentes de sol…

La exposición inaugurada en mayo 15 de este año, pone en evidencia la personalidad carismática y atractiva de una artista japonesa, nacida en Japón en 1933, y que emigra a Estados Unidos en 1953, con veinte años, rebelde, vehemente y reivindicativa. Es así como con toda su fuerza de carácter participa en la “movida new yorkina”, y explora todos los medios artísticos “underground”. La personalidad de Yoko Ono resalta con una gran fuerza de independencia y libertad que ella desarrolló desde su adolescencia y que manifestó durante toda su vida.

Esta artista tenía su personalidad libre e independiente desde temprana edad, y su unión y encuentro con John Lennon es el acontecimiento mayor de su vida, donde los dos comulgan y comparten con complicidad pasional una visión revolucionaria del mundo, a través del lenguaje del arte, de la música y de la poesía. La muestra pone en evidencia la singularidad y la autonomía de Yoko Ono, libre de toda fusión con Lennon que le permitiera borrar sus múltiples lenguajes de expresión y creación artística.

Aquí se trata exclusivamente de su obra, y la relación con Lennon se evidencia como un performance dentro de su vida y de su creatividad. Un espacio existencial donde el amor y la pasión contribuyeron en la intensidad de la fuerza creativa de ellos dos; cada uno en sus obras propias y reunidos en un lenguaje de paz llevado al mundo, como se evidencia en la película “Bed-In” de 1969, que es la famosa obra donde los dos aparecen en la pantalla en pijama conversando sobre su viaje de novios en Ámsterdam, con un afiche al lado titulado ¡War is Over!

Las obras aquí expuestas, son una formidable ocasión de retomar una reflexión que abre la relación del artista con la sociedad a partir de los sesenta, Yoko Ono contribuyó con fuerza y con su arte plural multidisciplinario y libre, en favor de la libertad de la mujer, de sus derechos y reivindicaciones, y también provocando rupturas con el establishment frente a las injerencias Yoko, tiene un dibujo y un trazo exquisitos que se destacan en la exposición en el afiche poster para el Flux Orchestra Recital Hall de 1965, veinticuatro figuras humanas tirando la lengua con deleite de burla y bufonería que provocan, lo que reivindica la artista, la risa y la sonrisa. En esta gráfica se siente el manejo de la tinta y la influencia de las máscaras del teatro ancestral de Japón.

Si bien manifestó mucha libertad en sus obras, tanto en los performances, como en el cine, como en las pinturas y las instalaciones; la ejecución no viene de la improvisación, pues estudió Artes en el Sarah Lawrence College, junto a drama y música, donde conoció al compositor ToshiIchiyanagi, con quien contrajo matrimonio en primeras nupcias. De ese período juvenil y estudiantil, tenemos una serie de cortos poemas, dactilografiados después de escritos a mano en su cuaderno. Esos textos, la artista los fue utilizando en su trabajo hasta conformar el título “A Grapefruit in the World of Park”, que fue presentado en 1961 en The Village Gate de New York. En esta obra se entrelazan la poesía y la música con una invitación de animación corporal.

El cuerpo y el drama son parte de las energías de su creatividad, vale también apreciar el Bag piece de 1964, que se presentó en el escenario con John Lennon en concierto en el Lyceum Ballroom con motivo de la Paz mundial y en apoyo a Unicef. Se trata de un cuerpo vestido de una sábana blanca cuya anatomía se mueve dando efecto, forma y movimiento a la tela, creando en cada tonalidad musical una forma nueva, una harmonía resultado de la sinergia del sonido con el movimiento. En el mismo campo de movimiento y espectro, en el museo dos actores en permanencia presentan bajo una tela negra, un cuerpo en danza oculta que pertenece al performance “Bag Piece”, que el público de jóvenes disfruta con mucho deleite porque en realidad es una pieza teatral en sí, una pieza muda, con un cuerpo oculto, pero cuyos movimientos y pliegues de la tela ofrecen un lenguaje de una poética de movimiento extraordinario con un desenlace intenso del misterio y de la mística del erotismo, todo es imaginación de un cuerpo envuelto en el lienzo de la oscuridad.

Provocan sus pinturas como la titulada “Painting for the wind” de 1961, elaborada en tela de saco recuperada, precisamente un saco de arroz, y que puede llamar la atención sobre la soga, el ahorcamiento, como memoria de una pena de muerte.

Indiscutiblemente, esta exhibición es la exhibición de toda una generación que quiso rehacer el mundo…es una excelente invitación visual para retomar los sueños y las utopías con visiones de amor, y pasión abierta, con un canto y una música permanente reivindicadora de paz. El arte mayor de esta exposición es de soplar los aires de la libertad surgida de la poesía y del sueño…

Pero también nos enciende la nostalgia de toda una movilización del arte, que hoy día está bien callado, pero que sigue siendo urgente y necesaria y muy simbólica e icónica.

Esta impresionante exhibición la pudimos disfrutar hace dos semanas, como dije antes ha sido expuesta desde mayo 15 en curso, y se extenderá hasta el 7 de septiembre de 2015. Como los amantes y coleccionistas de arte visitan a menudo la ciudad de Nueva York, les convidamos a que visiten el MoMA, ubicado en el 11 West 53 Street, de la citada ciudad, o procuren información con su Departamento de Comunicaciones, cuyo teléfono es (212) 708-931.