YouTube: La más patética y
desenfadada vitrina del mundo

DIONISIO DE JESÚS
Parecería que la burbuja de Internet de los 90, nunca pasó. Que el auge de las empresas punto.com, no fue solo un espejismo, ahora vuelven por sus fueros. Esa burbuja que creció y “desapareció” en Asia, Estados Unidos, Europa y América Latina, llevándose los sueños de muchos “emprendedores”, que más que sueños, se sumieron en la más grande depresión porque, sus capitales, que subieron como eso, una burbuja, en la bolsa de valores, así se colapsaron.

Cuando todo se creía acabado, aparece YouTube, una idea de solo hace dos años. Febrero de 2005. Fundada por tres emprendedores jóvenes, Chad Hurley, Steve Chen y Jarwed Karin. Pero, qué es YouTube? Es un sitio de Internet, creado con videos, blogs y e-mails, que tiene como fin principal alojar videos personales, lo que permite subir, ver y compartir esos mismos videos. Como se ve, en YouTube, el video es el principal protagonista.

Pero hay más: esta aparente simple idea, creada y llevada a cabo por estos tres ex empleados de PayPal, un sitio de ventas y cobros en líneas de e-Bay, acaba de ser premiado, en este mismo mes de noviembre por la Revista Time del Holding Time Warner como “Invento del Año 2006”, superando a una vacuna que previene un tipo de cáncer transmitido sexualmente.

La gran noticia: desde el 10 de octubre de este año, YouTube es propiedad de Google. La compró por la friolera de $1,650 millones de dólares. Nada mal para estos tres chicos que en solo un año pasaron a ser multimillonarios y a ocupar en 2006 el puesto 28 de las “50 personas que importan” de la revista Business 2.0. No hay dudas que la Unión Americana es la gran tierra de oportunidades.

Por qué Google se alza con la compra de este sitio Web y pone a estos angelitos emprendedores en la cresta de la ola tecnológica mundial? Muy sencillo: tanto Microsoft, AOL, Yahoo y Myspace tienen sitios para subir y ver videos en la red. Por eso, la compra de YouTube, para convertirlo en el sitio más popular y visitado del mundo en Internet. Para que se tenga una idea de lo que representa este negocio, solo hay que saber que a través de YouTube, los internautas ven 100 millones de videos diarios. Y asómbrense: al sitio entran 65,000 nuevos videos diariamente y seis millones de videos, es su activo de imágenes acumuladas, hasta ahora.

Como se ve, es una idea sencilla pero efectiva, los propios usuarios suben sus videos, y eso a su vez, es visto por millones de usuarios. Todo gracias a una buena “estrategia de marketing viral”: todo el mundo recomendaba las visitas al sitio Web.

Pero, y lo social en esta estrategia de cultura global? Tal ves el atrevimiento de YouTube es haber convertido lo privado en público. Y quiérase o no, después de la apertura de este sitio, la vida y el mundo jamás volverán a ser igual.

Eso pasa con los grandes inventos, pasan a transformar la cotidianidad y los valores y estilos de vida de millones de personas. Usted puede ver, desde el video de los policías de Los Ángeles golpeando salvajemente al joven hispano o la filmación de Al Qaeda cometiendo un atentado con bomba en algún lugar de Irak o el video casero de una mascota haciendo cualquier travesura. Todos tienen cabida, todos se pueden subir. Es la descarnada vitrina del mundo.

YouTube ha servido para que saquemos lo que llevamos dentro, nuestros demonios interiores, nuestras fantasías, nuestras burlas, nuestras formas más terribles de la condición humana. Es como escribe Alvin Tofller en la Tercera Ola “mientras más acompañados estamos, es cuando más solo nos encontramos”. Es la “desmasificación de los mercados”, en esta “aldea global” de que habló hace más de 40 años Mcluham.

Si Microsoft nació en un aula del MIT, Google en la Universidad de Stanford, YouTobe lo hizo en la mente de tres emprendedores jóvenes, que se han convertido en el éxito de Internet sin recurrir a subir ni un solo video porno. Solo historias reales, crueles, alegres, simpáticas, originales de nuestras vidas, pedazos de nosotros, con todo y sarcasmo.

Para los años por venir, los sitios de video en Internet, ya la tienen, empezaron la más descarnada guerra para controlar la publicidad en la Web. Esta es otra arista de por qué Google compró YouTube: para ser el más grande proveedor de publicidad en la red. Solo en el último trimestre acumuló $2,690 millones en contra de $374 millones de Microsoft, en el mismo período. Las proyecciones hablan de que para el 2010 la publicidad en los sitios de video en la red, alcanzará $25,000 millones frente a los $15,000 millones de ahora.