Zacarías Bonnat: “En casa faltó el pan, pero nunca los valores”

Zacarías Bonnat: “En casa faltó el pan, pero nunca los valores”

Zacarías Bonnat durante una de sus actuaciones en las competiciones internacionales.

El nativo de Bayaguana ganó medalla de plata en Tokio 2020 y en 2016, año en que entró a la selección nacional, obtuvo tres bronces en el Panam Juvenil de El Salvador y oro en Panam de Colombia

Desde que decidió incursionar en la halterofilia, Zacarías Bonnat soñaba con ser el primer dominicano en obtener una medalla olímpica en ese deporte.

El nativo de la provincia de Monte Plata hizo realidad ese sueño el 8 de agosto de 2021, cuando se alzó con la presea de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Subir al podio del más importante evento multidisciplinario del planeta, como el segundo mejor pesista en la categoría de los 81 kilos, fue el resultado de grandes esfuerzos y muchos sacrificios para Bonnat, quien procede de una familia humilde, de escasos recursos económicos, de la zona de Bayaguana.

Zacarías Bonnat durante una de sus actuaciones en las competiciones internacionales.

Le recomendamos leer: Pesas RD viene en ascenso con medallas de calidad en justas

“En mi casa, muchas veces nos faltó el pan, pero nunca los valores”, expone el laureado atleta.
Atribuye a esa formación en valores que recibió de sus padres el crecimiento que ha experimentado, tanto en la parte profesional como en la deportiva.

Contextura no era ideal para pesas

Bonnat confiesa que su contextura física no era la ideal para la práctica de halterofilia. “El tipo de físico que tengo es particularmente difícil para la halterofilia, es más común para atletismo y deportes de combate, porque no consigo rápido la hipertrofia y siempre tengo un porcentaje de grasa corporal muy bajo, lo que facilita en muchos de los casos las lesiones”, sostiene.

Añade que como consecuencia de esa situación ha sufrido muchas lesiones. “He tenido desgarro, he estado al borde de desgarro de tendones en las rodillas”, revela.

Destaca en ese mismo sentido que uno de los obstáculos más difíciles que ha enfrentado fue cuando se le sometió a dos cirugías en un periodo de tiempo de tres semanas. “La primera operación fue por una hernia umbilical, pero tuve complicaciones y eso provocó una segunda”, recuerda.

Le invitamos a leer: ¡Luisito Pie! De dormir en el piso a medallista olímpico

Zacarías Bonnat muestra medallas obtenidas en competencias representando República Domonicana

Confiesa que esa situación se produjo en 2017, justo cuando participaba en un Panamericano de Levantamiento de Pesas en Miami, Estados Unidos.

“La primera cirugías fue el mismo día que me tocaba competir y en lugar de entrar a una plataforma para levantar pesas me llevaron a un quirófano”, agregó.

Bonnat afirma que cuando se recuperó de la cirugía entonces debió superar la barrera mental de creer que no podría volver a competir.

Pandemia covid, época muy difícil

Zacarías Bonnat dice que una época muy difícil para los atletas fue cuando llegó la pandemia de covid 19. Recuerda que todo estaba cerrado, el mundo se paralizó, no había competencias y nada dependía de los esfuerzos y sacrificios de los atletas. “Cuando regresamos de nuevo a los entrenamientos fue difícil, porque se perdió el hábito de competir”.

Puede leer también: Beatriz Pirón: “Ser atleta y madre requiere sacrificios”