Zika podría infectar células implicadas en formación craneal, según estudio

Mosquito zika

Washington. Es posible que el zika  infecte las células de las crestas neurales que forman los huesos y el cartílago del cráneo durante el desarrollo embrionario, lo que puede explicar la vinculación del virus con la microcefalia, según un estudio publicado hoy por la revista Cell Host & Microbe.

Los autores de esta investigación, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.), no han encontrado una prueba directa que pruebe su hipótesis pero sí resultados de un experimento de laboratorio con cultivos de células humanas que sugieren esta posibilidad y una nueva línea de estudio a seguir.

El interés por las células de las crestas neurales se debe a que, durante el desarrollo del embrión, forman la mayoría de los huesos y el cartílago del cráneo y comunican con el cerebro en desarrollo.

Su hipótesis es que la infección de las células de las crestas neurales por el virus del zika puede afectar a esa comunicación. El descubrimiento, que se hizo al infectar en un tubo de ensayo cultivos de células humanas, “ofrece un mecanismo potencial para explicar cómo los niños nacidos con el virus pueden tener cráneos más pequeños de lo normal y rasgos faciales desproporcionados”.

Los investigadores también descubrieron que el zika tiene efectos ligeramente diferentes en las células de las crestas neurales que forman el cráneo que en las células progenitoras neurales, que han recibido mucha atención debido a su conexión con la microcefalia.