Zona Colonial es un prostíbulo

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/9865DB45-ADA0-448D-AF17-AD7FCE04B23C.jpeg

POR FERNANDO QUIROZ
La Zona Colonial la han convertido en un prostíbulo por la falta de actuación de las autoridades, afirmó anoche el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien pidió cerrar los negocios que ameriten esa medida y que se vayan del país los extranjeros que sean sus dueños. 

El prelado dijo que frente al Santuario de La Altagracia hay unos sitios “no se de qué, si son prostíbulos de homosexuales o de qué. Esa gente”, sostuvo, “hay que mandarlas para sus casas”.

López Rodríguez encabezó una eucaristía en el parque Colón tras una multitudinaria marcha mariana a lo largo de el Malecón. Ayer el arzobispo de Santo Domingo celebró su 68 cumpleaños, y fue aplaudido por la feligresía.

El Cardenal expuso sus consideraciones sobre el caos y la venta de alcohol en la Zona Colonial luego de concluir la misa.

“Hace rato se viene abusando de la gente. Las autoridades no hacen nunca nada”, se quejó el arzobispo de Santo Domingo.

Recordó que lleva años pidiendo que se detenga la situación de intranquilidad que se vive allí.

Parece, opinó, que no hay autoridad en el país. No ve las razones, agregó, porqué hay que aguantar esa situación. “Si son dominicanos no son buenos dominicanos, si son extranjeros que se vayan a sus países”.

Expresó que tomar medidas en ese aspecto es responsabilidad de la Policía Nacional, del Ayuntamiento y de todo el que se considere autoridad. 

Dijo estar totalmente identificado con los habitante de la Zona Colonial, que han manifestado en una serie de reportajes publicados por HOY que por la bulla y el desorden que generan los bares y colmadones del lugar no pueden ni dormir.

“Esta zona merece respeto y la han convertido en un prostíbulo de cualquier cosa, menos de una ciudad decente”, declaró.

Planteó la necesidad de que la gente trabajadora que llega a sus casas a dormir pueda hacerlo tranquilo.

MARCHA DE CANTOS Y ORACIONES

La plazoleta del parque Colón fue el destino final de la marcha por la virgen, madre de Jesús, que integraron cientos de personas. El espacio fue abarrotado por los participantes que cantaron, oraron y por doñas que saltaron con los brazos al cielo al ritmo de contagiosa música del coro que alaba a Dios.

Al pie de la Catedral, en área del parque, fue habilitada por una tarima cubierta por una carpa desde donde habló el cardenal.

La marcha mariana fue realizada con motivo del fin del mes del rosario. Inició en las inmediaciones del Banco Agrícola y llegaron hasta las proximidades de la catedral ingresando por la calle Meriño.

Feligreses de variadas parroquias de la arquidiócesis de Santo Domingo levantaban pancartas con inscripciones religiosas y con imagen de las diferentes advocaciones de la virgen: Las Mercedes, La Altagracia, Guadalupe, Fátima, Shoenstatt.

Camionetas y camiones fueron convertidas en carrozas que portaban las imágenes de las vírgenes, rodeadas de flores. En los extremos hombres, mujeres y niños caminaban entusiasmados.

“Ven con nosotros a caminar, Santa María, ven…”, cantaban. 

Es el cuarto desfile anual que realiza la arquidiócesis de Santo Domingo de manera consecutiva. Hubo imágenes hasta montadas en carretas tiradas por caballo. El paso de la marcha, con bocinas que amplificaban el Santo Rosario, y cánticos religiosos llamó la atención de hasta camareros de exclusivos restaurantes de la avenida George Washington. En lo más elevado de las torres de Malecón Center se observaba a personas que admiraban la cruzada mariana.

En el país se celebra con devoción el mes del rosario, instituido por los padres dominicos, orden fundada por Santo Domingo de Guzmán.