Zona Colonial requiere plan ordenamiento

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Para revitalizar la Zona Colonial y hacerla atractiva para el turismo interno y de cruceros, hace falta la ejecución de un proyecto de ordenamiento que incluya aspectos tan importantes como limpieza y seguridad ciudadana. El planteamiento lo hizo Arturo Villanueva, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES), quien destacó que tanto esa institución como la Secretaría de Turismo y el Ayuntamiento del Distrito Nacional planifican un programa regulador que potencie los atractivos de la Ciudad Primada de América.

Como parte de esas estrategias, se creará un consejo de turismo municipal que tendrá entre sus objetivos la elaboración de las políticas de promoción de la Zona Colonial.

“La idea es planificar programas a futuro para la mejoría del casco histórico de Santo Domingo, a fin de que aumente el flujo de turistas nacionales y extranjeros”, dijo.

Agregó que se espera que ese proyecto arranque a principio del año próximo, ya que hay que tomarse el tiempo necesario para crear un sistema de seguridad y limpieza, así como una ruta de atractivos monumentales y culturales.

El positivismo de Villanueva contrasta, sin embargo, con las dificultades que tienen los regidores del cabildo del Distrito Nacional para elaborar las normas de manejo de la zona histórica de Santo Domingo.

La Asociación de Juntas de Vecinos de la Zona Colonial denuncia constantemente los problemas de contaminación sonora y ambiental que enfrentan, tanto por los bares que funcionan hasta la madrugada, como por la deficiencia en la recogida de la basura.

Uno de los últimos estudios sobre la situación de la Zona Colonial, en el contexto de su fortalecimiento como polo turístico, realizado por el Patronato de la Ciudad Colonial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 1999, indica que el desarrollo de la misma es frenado por la deficiencia de infraestructuras y servicios.

En esa parte de la ciudad hay alrededor de 2,244 edificaciones, en las que viven aproximadamente 11,000 personas.

TURISMO DE CRUCEROS

Villanueva también manifestó que es prioritario recuperar el turismo de cruceros, aunque destacó que la falta de puertos en buenas condiciones dificulta el desarrollo de ese mercado.

“Para recuperar el turismo de cruceros se necesita la remodelación de los mismos. Hay ofertas del sector privado, como es el caso de Puerto Plata, donde empresarios extranjeros han planteado la remodelación y puesta en funcionamiento de esa estación marítima”, dijo.

En Santo Domingo citó un proyecto de reparación de los puertos Don Diego y Sans Soucí y la construcción de una marina deportiva en el malecón.

La obra, “que  ha sido diseñada por el ingeniero Lisandro Macarrulla, debe ser respaldada por el gobierno, por el gran flujo de pasajeros que llegaría a la ciudad de Santo Domingo”.

En octubre pasado, el crucero Emperatriz de los Mares quedó varado en el Puerto Don Diego, donde atracó, debido a la basura acumulada y la falta de dragado.

La temporada de cruceros se inició en octubre y concluye en abril y se estima que arribarán al país alrededor de 140 embarcaciones que traerán más de 200,000 visitantes.

Villanueva también consideró oportuno trabajar en el ordenamiento de la ciudad, para evitar que los turistas sean asediados por taxistas y toda clase de vendedores.