Hoy Digital

La Marcha Verde defiende su rol de contrapeso social

Los representantes de la Marcha Verde están convencidos de que probablemente no prospere la solicitud de un juicio político contra el presidente Danilo Medina porque la institucionalidad está secuestrada por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), sin embargo entienden que como movimiento que promueve la lucha contra la impunidad cumplen con su rol de contrapeso social.
La afirmación la hizo Carlos Pimentel, miembro de la Comisión de Contenido de ese colectivo social, durante su participación en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.
En el encuentro destacó que cualquier proceso que profundice la investigación de corrupción de Odebrecht tiene que tomar en cuenta los componentes soborno, sobrevaluación y financiamiento.
“Y para un proceso de investigación del financiamiento ilegal de la campaña del presidente Danilo Medina en el 2012 y 2016 obviamente se tiene que hacer un juicio político. La Cámara de Diputados está en el deber, si entiende que procede la acusación, de remitirla al Senado de la República”.
Pimentel dijo además que con la solicitud de juicio político al presidente Medina no pretenden subvertir el orden constitucional, sino todo lo contrario, “estamos utilizando una figura de orden constitucional para que el presidente de la República explique cuáles fueron sus vínculos con Joao Santana, eso en cualquier democracia es algo sencillo”.
El martes pasado la Marcha Verde depositó en la Cámara de Diputados una propuesta de resolución para que se le haga un juicio político a Medina, por los vínculos que le atribuyen con las prácticas de corrupción de la constructora brasileña Odebrechet.
En ese sentido el coordinador de la Comisión de Comunicación de la entidad, Jhonatan Liriano, expresó que la solicitud está fundamentada en la sobrevaluación de las plantas de carbón Punta Catalina, los vínculos de Joao Santana con Medina, y el financiamiento de las campañas electorales.
Santana, condenado en Brasil por formar parte de la estructura de corrupción de la constructora Odebrecht para conseguir obras estatales tanto en Brasil como en otros países, fue asesor político de Medina en las elecciones de 2012 y 2016.
La ruta de la Marcha Verde. María Teresa Cabrera, vocera de la Marcha Verde, consideró que esa organización se convirtió en una esperanza por la posibilidad de que el ejercicio del poder se encamine hacia principios éticos.
Al destacar las multitudinarias manifestaciones que se produjeron en el transcurso de este año, reclamando el fin de la impunidad y que se procesen los funcionarios que habrían aceptado sobornos de Odebrecht a cambio de adjudicarle obras estatales, Cabrera dijo que en 2018 las exigencias continuarán.
En ese sentido dijo que el movimiento articula acciones con diversas organizaciones, en los denominados Foros Verdes que se realizan en todo el país.
En esos encuentros se recogen las propuestas de los ciudadanos a los fines de elaborar el Programa Verde del Fin de la Impunidad, que será presentado el año próximo.
El colectivo también está en un proceso de aglutinar a una mayor cantidad de organizaciones, a los fines de fortalecer sus reclamos frente al silencio de las autoridades.
Sobre el particular Pimentel expresó que el apoyo recibido hasta el momento por la sociedad no es suficiente para enfrentar la impunidad que afecta la institucionalidad del país.
“En enero venimos con más fuerza y vamos a profundizar la lucha por el fin de la impunidad”, destacó al referir que las movilizaciones y marchas se van a incrementar hasta lograr que el caso Odebrecht sea el último caso que quede impune en la República Dominicana.