9 alimentos para incluir en la dieta que reducen el riesgo de cáncer

9 alimentos para incluir en la dieta que reducen el riesgo de cáncer

El cáncer es una de las principales preocupaciones de salud a nivel mundial, y la evidencia científica sugiere que la dieta puede desempeñar un papel fundamental en su prevención.

Si bien es cierto que no existe una dieta milagrosa que pueda garantizar la prevención total del cáncer, incorporar ciertos alimentos con propiedades específicas en las comidas cotidianas puede contribuir a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Así lo asegura la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer en uno de sus últimos informes que afirma que una de cada tres personas desarrollará un tipo de cáncer en algún momento de su vida, pero que muchos de esos casos pueden prevenirse si se modifica la dieta, entre otras cosas.

Según las revistas de la American Cancer Society, se prevé que en 2024 se producirán 2 millones nuevos casos de cáncer y 611.720 muertes por patologías oncológicas en los Estados Unidos. Estiman que los cánceres de pulmón, colorrectal y páncreas serán los responsables de la mayor cantidad de fallecimientos.

Puede leer: Cadena de restaurantes utilizará envases biodegradables

1- Brócoli y sus parientes crucíferas

Las verduras crucíferas como el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor y la col son fuentes ricas en isotiocianatos, que son compuestos vegetales que ayudan a nuestras células a eliminar toxinas y repararse, lo que es crucial para la prevención del cáncer, señaló Lampe.

Por ejemplo, los brotes de brócoli son ricos en sulforafano, un isotiocianato que puede reforzar las líneas de defensa naturales de nuestro organismo contra el daño celular diario, añadió. Este compuesto se ha relacionado con la protección contra varios tipos de cáncer, como el de próstata, mama, vejiga y colorrectal.

2- Tomates y derivados

Desde hace tiempo, los estudios vinculan los tomates con la reducción del riesgo de cáncer de próstata gracias a sus abundantes reservas de licopeno, un potente antioxidante que da a los tomates su color rojo.

Pero puede que el licopeno solo sea uno de los muchos compuestos de los tomates que ayudan a defender contra el cáncer de próstata, comentó Nancy Moran, profesora adjunta de Nutrición de la Facultad de Medicina Baylor de Houston. Y, según investigaciones limitadas, el licopeno también podría proteger contra otros tipos de cáncer, como el de mama, pulmón y colorrectal.

3- Porotos, frijoles y otros tipos de leguminosas

Las variedades comunes de frijoles como los frijoles negros y rojos, así como las leguminosas como los garbanzos, los chícharos deshidratados y las lentejas, no solo tienen un alto contenido en proteínas, también son excelentes fuentes de fibra, lo cual es fundamental para la salud intestinal e inmunológica, afirmó Brockton.

Y aseguró que la fibra también está relacionada con la prevención del cáncer colorrectal. Las bacterias de nuestro intestino descomponen la fibra en combustible para las células que recubren el colon, lo que las mantiene sanas y con menos probabilidades de convertirse en células cancerosas. Además, los beneficios protectores de la fibra aparecen tras ingerir unos 30 gramos al día, es decir, la cantidad contenida en dos tazas de frijoles negros.

4 – Nueces

Hay tres variedades de nueces ricas en grasas saludables, proteínas y fibra y los estudios han descubierto que quienes las consumen suelen tener un menor riesgo de padecer varios tipos de cáncer, en específico, los del aparato digestivo. Las nueces de Castilla contienen niveles excepcionalmente altos de unos compuestos vegetales llamados elagitaninos, que nuestras bacterias intestinales convierten en metabolitos que pueden reducir la capacidad del cáncer para crecer y multiplicarse.

John Birk, gastroenterólogo de UConn Health (un sistema de atención médica, un hospital, así como una rama de la Universidad de Connecticut que supervisa la atención clínica, la investigación biomédica avanzada y la educación académica en medicina) que ha realizado colonoscopias a personas en ensayos clínicos que investigan los beneficios de las nueces para la salud del colon, comentó que era fácil detectar un “colon de nuez”.

5 – Bayas y frutos del bosque

Los frutos carnosos o bayas como las fresas, las moras azules, los arándanos, las granadas y las frambuesas están repletos de antioxidantes, como la vitamina C y los flavonoides, que ayudan a proteger las células del estrés y de los daños en el ADN que aumentan el riesgo de cáncer.

Los compuestos vegetales llamados antocianinas confieren a las bayas su colorido y su poder antiinflamatorio, además, reducir la inflamación es importante porque “es uno de los principales factores del cáncer”, afirma Brockton.

6 – Verduras verdes

Todos los tipos de verduras, como las espinacas, la col rizada, la lechuga romana, el brócoli, los nabos y la col rizada, ofrecen un poco de protección adicional contra el cáncer. “Consumir más productos verdes también reemplaza el azúcar y otros elementos no saludables en la dieta y conduce a resultados beneficiosos más allá del cáncer, incluido un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas u obesidad”, afirmó la doctora nutricionista y experta en salud, Susan Smith Jones, desde California.

En experimentos de laboratorio, las sustancias liberadas al cortar o masticar vegetales crucíferos produjeron un efecto anticancerígeno

7 – Ajo

El ajo o allium pungente contiene altos niveles de alicina, un compuesto azufrado responsable del fuerte olor del ajo y de su capacidad para combatir el cáncer.

En un estudio a largo plazo entre más de 3000 personas que viven en una región de China conocida por sus altos índices de cáncer de estómago, los investigadores descubrieron que por cada 1,5 kilos de ajo que los participantes consumían al año, tenían un 17 por ciento menos de riesgo de desarrollar la enfermedad.

8 – Té verde

La meta es intentar cambiar la taza de café de la mañana por té verde para obtener beneficios adicionales para la salud. “El té verde no sólo puede ayudar a prevenir el cáncer, sino que también tiene propiedades antivirales y antibacterianas”, dijo Jones. También es excelente para la pérdida de peso y la inmunidad.

9 – Granada

Las granadas son reconocidas por su potencial para prevenir y tratar diversas enfermedades, incluido el cáncer. Este alimento se ha utilizado para la prevención y el tratamiento de multitud de enfermedades y dolencias durante siglos en culturas antiguas, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU.

Son ricas en antioxidantes, en particular antocianinas, elagitaninos y taninos hidrolizables, que contribuyen a sus propiedades anticancerígenas.