A cuatro años del asesinato de Emely Peguero

A cuatro años del asesinato de Emely Peguero

Emely Peguero antes de su asesinato.

A cuatro años de su asesinato, la sociedad dominicana dejó atrás la indignación que sintió por la muerte de la joven Emely Peguero. Hoy, solo su madre parece tener viva la imagen del cuerpo de su hija en una maleta abandonada en la carretera. La madre, Adalgisa Polanco, denunció hoy, aniversario de la muerte de su hija, como sus asesinos están libres o con privilegios en la cárcel.

“Yo no quiero más injusticia por los asesinos de su hija que la mayoría están libres, y el que está preso sigue embarazando niñas de 16 años todavía desde la cárcel, suplicó a las autoridades que investiguen, que vean todas las cosas malas que están en la cárcel, para que no haiga tanta impunidad”, dijo Polanco.

¿Qué le pasó a Emely?

El asesinato de Emely Peguero sucedió a sus 16 años y con cinco meses de embarazo en circunstancias que aún no se aclaran totalmente. El Ministerio Público culpó al novio de la adolescente de provocar su muerte forzándola a un aborto mal practicado.

Leer también: Padre de Emely Peguero sobre traslado de Marlon: «La justicia aquí no sirve»

En el expediente presentado, las autoridades establecieron que la adolescente pudo haber muerto por un golpe contuso en la cabeza. La defensa de Marlon Martínez acogió esta ambigüedad en los resultados forenses para sostener la defensa del joven de 20 años.

Marlin Martínez y Marlon Martínez

Marlon Martínez es hijo de Marlín Martínez, una reconocida figura política de la localidad que aspiró a diputada por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD). También, fue la Subdirectora de Pasaportes de la Dirección General de Pasaportes hasta poco después de conocerse la muerte de Emely Peguero.

A Marlin se le juzgó junto a su hijo por sustracción de menores y ocultamiento del cadáver, y la condenaron a dos años de cárcel. Sentencia que recibió el rechazo de la sociedad, que esperaba una pena de 30 años. La madre de Marlon salió de la cárcel en 2019 y emigró hacia los Estados Unidos inmediatamente.

Marlon Martínez recibió una condena de 30 años de cárcel, la pena máxima, por la tortura y asesinato de Emely Peguero.

“Hace 4 años fue mi hija y como sigue la justicia dominicana así serán muchos que seguirán cayendo pongan un poquito más de atención a las cárceles”, agregó Polanco.

El relato de los hechos

Los medios de comunicación locales de San francisco de Macorís reportaron la desaparición de Emely tras un video subido a las redes sociales por su madre, la señora Adalgisa Polanco. El caso llamó la atención de los medios ya que junto a Emely se extraviaron otras dos menores en circunstancias parecidas.

Los familiares de Emely Peguero la reportaron desaparecida el 23 de agosto de 2017. La adolescente estuvo perdida por 14 días. En ese tiempo se encontraron las otras jóvenes extraviadas, una muerta con el cuerpo quemado y la otra con vida en la provincia Puerto Plata.

Leer más: En 96 horas 3 jovencitas asesinadas con mucha violencia en RD

Al quedar solo Emely los medios de comunicación pusieron más atención a su caso y ejercieron más presión a las autoridades para ejecutar una búsqueda más exhaustiva. Esto aumentó las sospechas sobre Marlon Martínez que hasta ese momento se mostraba interesado en encontrarla.

Esta presión hizo que Marlon y su madre se presentaran ante los medios de comunicación solicitando a la adolescente que volviera a su casa con su familia lo que resultó en una estrategia de los Martínez para desviar la atención de todos. Su cuerpo se encontró el 31 de agosto de 2017 dentro de una maleta en una carretera en Moca, provincia Espaillat.

Tras su muerte

A la familia de Emely Peguero, su pueblo y la sociedad en general a pesar de que los responsables fueron juzgados y condenados les quedó un mal sabor de boca.

Lo más grave es que en julio de 2021 trascendió en la prensa nacional que Marlon Martínez embarazó a otra menor de edad dentro de la cárcel y según denuncias de Adalgisa Polanco las autoridades le dejan salir en ocasiones de la cárcel.

Más leídas