Cañadas inundaron cientos de casas en La 800, Colina y Callejón de Dios

Cañadas inundaron cientos de casas en La 800, Colina y Callejón de Dios

Cientos de personas afectadas por la crecida de las cañadas Los Ríos y La 800, en el Distrito Nacional perdieron sus ajuares, entre ellos vehículos, y ayer domingo muchos sacaban al sol prendas de vestir, colchones, neveras, estufas y otros para ver si era posible recuperar algunos.

Mientras las quejas contra las autoridades no se hicieron esperar, porque hasta ayer al mediodía ninguna había llegado a la zona para hacer un levantamiento de los daños y ofrecerles auxilios urgentes.

Francisco Olivares, mostró su carro Toyota Corola, modelo 2006 destruido por completo, luego que fuera arrastrado por la cañada a más de un kilómetro, el que quedó inservible.

Así como Olivares otras 10 personas corrieron la misma suerte, en Las 800, donde todavía ayer dos vehículos seguían dentro de la cañada a la espera de aparatos para ser rescatados.

Wellington del Rosario todavía ayer veía desde lo alto dentro de la cañada su carro Mitsubishi Lancer, modelo 2000, verde, su medio de sustento y de la familia.

Mientras Juana Díaz González, perdió un colmadito que tenía en un callejón de La 800, su único medio de sustentación.

Expresó que el sábado el presidente Luis Abinader llegó a la zona acompañados de varios camiones al parecer con alimentos y colchones, pero que una vez el mandatario habló los responsables de las ayudas también se retiraron y todavía ayer no habían regresado.

Le puede interesar: ¿Piensa el Gobierno resarcir a dueños de carros afectados por lluvias en GSD?

“Desde que el presidente se fue se llevaron todos los camiones, con los colchones, todos los que enviaron lo tienen en la cancha, recibiéndolos las personas que no lo necesitan, y aquí hay cientos de personas durmiendo en el suelo, no les quedaron camas, ropas ni nada, están a la intemperie”, denunció Díaz González.

De su lado, Julia Ramírez (norma), en el Callejón de Dios, explicó que la cañada Los Ríos se desbordó y decenas de viviendas quedaron bajo las aguas dañando todos los que tenían dentro, como nevera, estufas, colchones, prenda de vestir.

Lamentó que al mediodía de ayer, dos días después de la tragedia, ninguna autoridad se acercara al lugar para darles alientos y realizar un levantamiento sobre la realidad y tomar acciones puntuales.

No obstante expresó “tenemos la esperanza de que nuestro presidente Luis Abinader no nos dejará desamparados, como ha hecho en otras ocasiones”.

Todos los que habitan en la zona estaban ayer fuera de sus hogares, algunos limpiaban, otros sacaban colchones y prendas de vestir al sol, en tanto ya hay niños con afecciones respiratorias. Fenis Fortuna narra que se vio obligado a abandonar su casa junto a su familia el viernes para no quedar atrapado por las aguas que subieron hasta el techo de su hogar.

German Sena, en Colina de Los Ríos, expone que las aguas llegaron hasta el segundo nivel de las viviendas, por lo que perdieron todos los ajuares.

Ayer junto a los vecinos sacaban al sol lo poco que se puede salvar, en tanto que dentro de la cañada se observaban colchones y otros artículos arrastrados por el desborde del afluente.

El Presidente

El presidente Luis Abinader aseguró el sábado que la mano amiga del gobierno está lista para ayudar a todas las familias y negocios que fueron afectados por las fuertes lluvias registradas el viernes en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo por más de cuatro horas.