¿Quieres ser tu mejor versión?

¿Quieres ser tu mejor versión?

Durante muchas etapas en la historia de la humanidad, muchos se han fijado como ser mejores personas. Muchos siguen consejos, leen libros, visitan al psicólogo y realizan muchos entramados para convertirse en mejores seres.

La superación personal que se esconde en el interior de cada ser humano demuestra que siempre podemos cambiar y mejorar.

A continuación, la psicóloga Virginia Pardilla da unos tips para ser mejor persona y cambiar tu vida.

«La vida es un continuo ejercicio de superación. Todos queremos alcanzar la máxima felicidad posible y para alcanzarlo debemos ser mejores», expresó.

Trabajar la gratitud

«La gratitud no solo nos hace sentir bien. Adoptar el hábito de la gratitud también puede ser bueno para nosotros.«

Explicó que la gratitud nos ayuda a construir relaciones mejores. Indico que cuando sentimos y expresamos una gratitud y un reconocimiento sinceros a la gente que no rodea, esto crea vínculos afectivos, construye la confianza y ayuda a que nos sintamos más cerca de los demás.

«Es difícil andar y ser feliz si no somos agradecidos», señaló.

Mencionó el versículo Mateo 25:23 en la Biblia: «Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor».

Puede leer: Traumas de la infancia: Conozca los indicadores en los niños y adultos

¿Ando por la vida con optimismo o con negativismo?

«¿Ando por la vida con optimismo o ando con negatividad? ¿Veo el vaso medio lleno o lo veo medio vacío? Las personas pesimistas no se dan cuenta del entorno negativo que generan», añadió.

Recomendó que ser optimista es una ventaja que cobra mucha importancia a la hora de vivir situaciones complicadas.

Hay muchos estudios que indican que el optimismo no es solo un pensamiento, sino que se trata de una predisposición a que algo salga bien.

Explicó que aquellas personas que son capaces de ver el lado bueno de las cosas aunque sean muy negativas

Una buena persona es sincera

Pardilla indicó que el corazón de una buena persona se nota incluso en sus palabras y en la forma que tiene de hablar de los demás.

Una buena persona no pierde el tiempo en crear rumores falsos sobre terceras personas o en criticar de forma constante a alguien a sus espaldas.

Tiene objetivos más productivos en los que aprovechar su tiempo.