El Banco Central comenzó a normalizar su política monetaria mucho antes que la Reserva Federal

El Banco Central comenzó a normalizar su política monetaria mucho antes que la Reserva Federal

Arturo Martínez Moya

En la apertura del Encuentro Regional sobre Tecnología, Política y Economía, el presidente Abinader destacó el liderazgo regional de nuestra economía en crecimiento y flujo de inversión extranjera, además ponderó las reservas internacionales, correctamente calificó el monto como el mayor nivel en la historia republicana.

Mientras en promedio la región tardó dos años para recuperar el PIB que perdió en 2020, nosotros necesitamos meses, en términos real crecimos 12.3% en 2021, con lo que no solo repusimos 6.7% del PIB que perdimos en 2020, sino que, además, crecimos alrededor de 5% en términos real respecto a 2019, como lo destaco el FMI en su informe del año.

El Organismo Internacional proyecta un aumento del PIB entre 5.5% y 6.0% para 2022, significa que seguimos encabezando el pelotón de países en la región, no obstante, la incertidumbre internacional. Como lo afirmó el presidente Abinader, la seguridad jurídica, el inmejorable clima político, así como la oportuna política fiscal y monetaria, son responsables de los favorables niveles de los principales parámetros macroeconómicos.

Mientras Organismos Internacionales discutían, sin ponerse de acuerdo, si la inflación mundial era temporal o coyuntural, de oferta o demanda, temprano, en el último trimestre de 2021, nuestro Banco Central entendió que independiente de las razones debía implementar medidas preventivas, no de shock para permitir que empresas y familias hicieran sus ajustes, con mensajes contundentes que contribuyeran a contener los ascendentes precios importados y moderar las expectativas futuras de inflación. Por su efectividad se destacan las siguientes medidas monetarias.

Primero, reducción gradual del excedente de liquidez en el sistema financiero a través de operaciones de mercado abierto y retorno también gradual de los recursos otorgados por medio de las facilidades de liquidez durante la pandemia.

Segundo, subidas de tasa de interés de política monetaria, acumulando 525 puntos básicos desde noviembre 2021 hasta el 30 de septiembre 2022, pasando de 3.00% a 8.25% anual. Como nuestro Banco Central madrugó a la Reserva Federal, al Banco Central Europeo y a cualquier otro banco central de la región, se amplió el diferencial de nuestra tasa de interés de política monetaria respecto a la estadounidense, acumulado la Reserva Federal lo ha aumentado en 325 puntos básicos.

Diferencial positivo para la economía, como lo ha sido la efectividad del paquete de política monetaria, cito que en agosto los precios aumentaron 0.21%, el menor ascenso en 27 meses, comenzando a bajar la inflación interanual, de 9.64% en abril a 8.80% en agosto.

Le puede interesar: Para combatir alta inflación bancos centrales siguen encareciendo precio del dinero

Y tercero, apreciación del peso frente al dólar, por ejemplo 7.6% en los primeros siete meses de 2022. Ha sido consecuencia de la fuerte entrada de divisas por exportaciones de bienes, turismo, remesas y el flujo de inversión extranjera directa que no tiene precedente.

Después de US$2,559.6 millones en 2020, no obstante la crisis sanitaria, aumentó a US$3,012.1 millones en 2021, similar al monto de 2019, y para este año se proyecta mucho más, US$4,000 millones, con lo que podemos financiar holgadamente el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos estimado entre 3% y 3.5% del PIB, y mantener la exitosa política de acumulación de reservas internacionales. Como dijo el presidente Abinader, la economía alcanzó el mayor nivel de reservas en la historia republicana.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas