Empoderar a nuestros hijos para una disciplina positiva

Empoderar a nuestros hijos para una disciplina positiva

Virginia Pardilla

Una de las principales responsabilidades que tenemos como padres es guiar a nuestros hijos en el sano desarrollo personal, emocional y cognitivo; con el propósito de que sean felices y puedan insertarse en la sociedad de manera positiva, funcional y satisfactoria.

La mejor manera de ayudar a nuestros hijos a desarrollar su máximo potencial, y a la vez formarlos en valores, es practicando una disciplina positiva durante el periodo de crianza, formación y educación.

Para empoderar a nuestros hijos en una disciplina positiva debemos tomar en cuenta los siguientes aspectos:

 Reconocer sus fortalezas y sus debilidades.

 Enseñarlos a identificar sus sentimientos y emociones.

 Confiar en ellos y  enseñarlos a desarrollar su autoconfianza.

Trabajar juntos en familia y en cooperación por el desarrollo y el crecimiento de todos.

 Establecer reglas claras conocidas y aceptadas por todos los miembros de la familia.

Le puede interesar: Importancia de las metas en los niños

 Promover una relación sana en base al respeto mutuo y la obediencia; donde se pueda consensuar sobre diferentes temas en los cuales los niño y/o adolescentes tengan la madurez suficiente para discernir entre lo correcto y lo incorrecto.

 Educar desde la independencia, sobre todo para desarrollar en los niños habilidades de pensamiento crítico, que les permitan crear o buscar soluciones ante situaciones de la vida cotidiana.

 Desarrollar la capacidad de comunicación asertiva y efectiva en la familia.

 Permitir que nuestros hijos realicen pequeñas tareas según su nivel de madurez y su etapa de desarrollo; con esto les brindamos la oportunidad de aprender a desarrollar habilidades necesarias para su independencia.

 Enseñemos nuestros hijos a valorar lo que tienen, que aprendan que las cosas se alcanzan con esfuerzo y sacrificio.

 Evitemos la sobreprotección; esto lacera el crecimiento del niño y el desarrollo de sus habilidades.

 No recurrir a castigos físicos, verbales ni psicológicos; esto en vez de producir disciplina y buena formación provoca miedo  y falta de autocontrol en el menor.

 Elogiemos el buen comportamiento de nuestros niños, identifiquemos esos momentos o acciones donde se portan bien o hacen lo correcto para felicitarlos; así reforzamos la conducta positiva y deseada.

 Debemos hablar con nuestros hijos, sin caer en sermones largos y vacíos; una breve conversación, franca, abierta, firme y empática impactara positivamente con mayor facilidad en la concienciación del menor.

 Establecer rutinas claras; donde las reglas estén definidas y sean comprendidas por el menor.

Puede leer también: Importancia del amor en la crianza de nuestros hijos

 Los padres debemos tomar en cuenta los gustos e intereses de nuestros hijos y darle cierta libertad de decidir dentro de las opciones permitidas y aceptadas por nosotros.

 Como padres tenemos siempre que modelar con el ejemplo, trabajar en nosotros mismos para ser cada día mejores seres humanos e inculcar esta conducta en nuestros hijos.

La autora es psicóloga y educadora, directora y fundadora de MLC SCHOOL Twiter: @MLC_Schoolrd @SVirginiaP Instagram: @pardillavirginia

Publicaciones Relacionadas