¿Es Luis Abinader un estadista?

¿Es Luis Abinader un estadista?

Pedro Rene Almonte

La gestión eficiente de un Estado, no es cosa fácil, de hecho no todo el mundo está preparado para ser un estadista. Un estadista no sólo debe tener las virtudes o habilidades que voy a mencionar en esta breves líneas que permiten escribir y publicar, sino que además debe lidiar con la difícil tarea de que otro ejecute las cosas que tú (el estadista) deseas que ocurran sin ni siquiera estar presente, mientras el otro (el funcionario) ejecuta el plan trazado (si existe) como fue acordado. De nada le vale al presidente de cualquier país, tener buenas intenciones,  y ser “buena gente”; si al final los resultados son escasos o nulos. Un presidente aunque quiera hacerlo todo, y estar en todas partes, no puede porque las leyes de la física no se lo permiten. Por eso no todo mandatario de una nación, es un estadista. Por lo tanto entre las virtudes o habilidades obligadas de un estadista deben estar la paciencia, la tolerancia y la prudencia.

En tal sentido para hablar de paciencia, obligatoriamente tenemos que mencionar a Nelson Mandela (Madiba). Mandela fue el primer mandatario negro que encabezó el poder ejecutivo, y el primero en resultar elegido por sufragio universal en su país (Sudáfrica). Su gobierno estuvo dedicado a desmontar  la estructura social y política heredada del apartheid por medio del combate al racismo institucionalizado, la pobreza, la desigualdad social y la promoción de la reconciliación social (una tarea muy difícil). Dicho esto, decir que Mandela fue paciente, sería poco. Madiba, como fue apodado, duró preso casi veintiocho años desde el 1962 hasta 1990, año en el que fue excarcelado en medio de una convulsión social en Sudáfrica. En 1994 fue a las elecciones y las ganó de manera contundente.

De igual modo, para hablar de tolerancia hay que mencionar a Abraham Lincoln (decimosexto presidente de los Estados Unidos). Lincoln lideró a los Estados Unidos durante la guerra de secesión, el conflicto más sangriento y a su vez la mayor crisis moral, constitucional y política que ha experimentado Estados Unidos. Lincoln se impuso sobre los estados del sur (esclavistas) apoyado por los estados del norte, con su astucia sin igual y capacidad de oratoria logró preservar la unión de los estados federados y abolió la esclavitud (tolerancia). Fue un defensor de los derechos humanos, la libertad y la democracia. Murió asesinado por John Wilkes Booth, un simpatizante de la causa del sur.

Asimismo, para hablar de prudencia, tenemos que mencionar a Elizabeth Alexandra Mary Windsor (Elizabeth II) monarca del Reino Unido hasta hace un par de días “God save the Queen” (ida a los 96 años de edad). Isabel II (en español) heredó un imperio diezmado luego de la segunda guerra mundial , debido a que el Reino Unido fue uno de los Estados aliados que acabaron con la Alemania Nazi de Adolf Hitler , acompañado de Estados unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) (desaparecida) .

Los países que fueron colonia del Reino Unido, fueron independizándose de la corona inglesa y la reina tuvo que ser prudente y manejarse con la nueva realidad que le tocó reinar. Su reinado se caracterizó por la gestión de la unificación nacional, por medio de la cual se encargó de mantener y evitar la separación del Reino Unido con sus países constituyentes (esto lo hizo en bajo perfil según los historiadores). Isabel II tuvo la difícil tarea de procurar la transición de un sistema imperial a una asociación libre de naciones, en la que cooperación mutua (política y económica), la democracia y el intercambio cultural son sus principales fines. Esta asociación de naciones es conocida como la British Commonwealth of Nations o Commonwealth of Nations que abarca países de la dimensión de Canadá y Australia, por ejemplo.

Puede leer: Agradeciendo 100 artículos agropecuarios

Finalmente, luego de este breve viaje de paciencia, tolerancia y prudencia; mencionando a seres humanos que fueron ejemplos vivos de dichas virtudes por separado, vamos a aterrizar en el patio, en nuestra selva de cemento en algunas partes y donde convivimos los dominicanos a veces no de la mejor manera. Pongamos en contexto desde los hechos qué tan paciente, tolerante y prudente es nuestro gobernante, el presidente Luis Abinader. Bueno… ¿Paciente? , ya hemos visto como pierde los estribos , incluso reprochando a sus funcionarios en público ; también el hecho de tomar una decisión y recular , además de ser un signo de improvisación , lo es de poca paciencia para sacar tiempo para pensar , reflexionar y tomar una decisión correcta e irrevocable . ¿Tolerante?… bueno, hay que preguntarle a Guido, a Ramón Alburquerque, a Fafa Taveras y demás miembros de su partido que fueron excluidos del máximo órgano de dirección, por tener un pensamiento diferente, criticarlo y no aplaudir como focas todas sus ocurrencias. ¿Prudente?… bueno, habrá que preguntarle al político haitiano Claude Joseph, que fue metido por Luis Abinader en un listado de personas non gratas y de entrada prohibida a territorio dominicano, conjuntamente con los líderes de las bandas delincuenciales que controlan parte de Haití. Luis Abinader , buscando los aplausos de los que insuflan el odio entre ambas naciones en el territorio dominicano , el populismo que lo caracteriza y la provocación del propio Joseph , pues tomó la medida de meter en un mismo saco a los criminales haitianos y a un señor, que nos caiga bien o no ; es un académico en varias universidades de Estados Unidos ;  fue embajador de Haití en Argentina ; encargado de negocios de Haití en España ; ministro de exteriores de Haití ; y hasta fungió en un momento dado como primer ministro haitiano . Los políticos haitianos “pegaron el grito al cielo” y ya empezaron su campaña en el exterior “acabando con Luis Abinader”. Por cierto los políticos haitianos en política exterior nos llevan años luz. Luego de todo lo antes escrito, viene la pregunta obligada… ¿Es Luis Abinader un Estadista?

Publicaciones Relacionadas

Más leídas