¿Existe algún tipo de dieta protectora contra la enfermedad de Alzheimer?

¿Existe algún tipo de dieta protectora contra la enfermedad de Alzheimer?

R: Las demencias, incluyendo la enfermedad de Alzheimer (EA), constituyen una causa importante de discapacidad en la población envejeciente. El estrés oxidativo (implicado en los procesos neurodegenerativos, como el alzhéimer) es un desbalance entre la producción de radicales libres o especies reactivas de oxígeno (ERO) y los mecanismos antioxidantes para contrarrestarlos.

El cerebro por ser rico en hierro y ácidos grasos insaturados es muy sensible al daño oxidativo; y la exposición crónica a ERO causa daño del ADN y degeneración de las neuronas.

Según algunos estudios epidemiólogos la ingesta dietética de antioxidantes (ejemplos: betacarotenos, vitaminas A, C y E) podría mitigar el daño oxidativo del ADN (Ekinci FJ y col. Brain Res Mol Brain Res.

2000). Sin embargo, la evidencia disponible es insuficiente para recomendar el uso de dietas, alimentos naturales, fortificados, medicinales o nutracéuticos para prevenir o tratar las demencias en general y la EA en particular.

No obstante se favorece la implementación de una dieta natural, saludable (baja en grasas saturadas y trans, rica en vegetales, leguminosas, frutas, cereales integrales, con aporte suficiente de vitaminas del complejo B), como la dieta mediterránea (DM), ya que puede ser eficaz en la prevención del riesgo vascular y potencialmente, en la prevención de la declinación cognitiva esperable por el envejecimiento (Arizaga R y col, Neurol Arg. 2018).

La DM incluye la mayoría de los componentes nutricionales que podrían ser potencialmente beneficiosos para prevenir o enlentecer el deterioro cognitivo: rica en verduras, frutas, cereales y leguminosas, alta en ácidos grasos insaturados (especialmente, ácido oleico, abundante en el aguacate), procedentes del aceite de oliva; y baja en grasa saturada (8% o menos de la ingesta calórica diaria), moderada en pescados azules y frutos secos, baja a moderada en lácteos y carnes blancas, baja en carnes rojas y sus derivados, así como moderada en vino tinto (fuente de resveratrol, un potente antioxidante y antiinflamatorio que controla la neuroinflación y el depósito de material amiloide en la EA).

¡Despierta y cúrate en salud!

Publicaciones Relacionadas

Más leídas