La gestión exitosa de la crisis sanitaria: hacia la libertad sin restricciones

La gestión exitosa de la crisis sanitaria: hacia la libertad sin restricciones

Eddy Skinner

En el informe anual emitido en el mes de marzo, 2021,sobre Panorama Social de América Latina, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), hace un análisis donde se refleja el impacto social sin precedentes que ha generado la crisis por la pandemia del coronavirus (COVID-19), en el entendido de que sus efectos “se han extendido a todos los ámbitos de la vida humana, alterando la manera en que nos relacionamos, paralizando las economías y generando cambios profundos en las sociedades.

La pandemia ha evidenciado y exacerbado las grandes brechas estructurales de la región y los costos de la desigualdad se han vuelto insostenibles”.

Lee más: Gobierno quita las restricciones por el COVID-19

Es con este argumento que se evidencia la labor impostergable, conforme a las recomendaciones de la CEPAL, de “reconstruir con igualdad y sostenibilidad, apuntando a la creación de un verdadero Estado de bienestar, tarea largamente postergada” en Latinoamérica.

Zoom

Si observamos las tendencias sociales que precedieron la pandemia y se busca dimensionar sus repercusiones socioeconómicas, especialmente en lo relativo a la pobreza y la desigualdad, así como al trabajo remunerado y no remunerado, conjuntamente con el gasto público social en los países de la región, las medidas de protección social adoptadas por los gobiernos de América Latina y el Caribe en respuesta a los efectos de la pandemia y el malestar social que ha generado en la región la crisis económica mundial, comparado con los desiguales efectos de la pandemia, se ha exigido y fortalecido el llamado a invertir en la economía del cuidado como sector estratégico de una reactivación con igualdad.

En su mensaje a la Nación el dieciséis (16) del mes de febrero 2022, el Presidente Luis Abinader ha anunciado la eliminación de todas las restricciones implementadas por el COVID-19, y ha recomendado al pueblo dominicano que cuidarse es una responsabilidad individual, citando, además: “Es hora de recuperar de una vez por todas nuestra libertad, nuestra manera de vivir”.

En concreto, ha suprimido medidas como el uso obligatorio de la mascarilla, la necesidad de presentar la tarjeta de vacunación para acceder a todos los lugares, o las restricciones en espacios públicos.  

Más

Y es que en la paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe y el crecimiento económico se ha enfrentado con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad. A pesar de que las brechasque acentuaron los efectos negativos de la pandemia con lapeor contracción económica en más de un siglo se sitúa a la República Dominicana, entre 31 países de América Latina y el Caribe como la población con esquemas y programas de vacunación más completos y exitosos, garantizando el pleno acceso a la vacuna para todos y en cualquier circunstancia.

Ha sido evidente que comparar esta crisis de dimensiones sanitaria, social, política, económica y global generada por el Coronavirus (COVID-19) con otras anteriores es muy difícil, sin embargo, cada una de ellas ha terminado con cambios en las relaciones público – privadas, y en el modelo de desarrollo de la Región.

La crisis financiera y económica mundial, al igual que la de los años 30’ (la gran depresión), removió por completo un modelo de exportaciones, el comercio internacional se redujo por completo, se agudizó el desempleo, se desplomaron drásticamente los ingresos fiscales en todos los países.

En estas circunstancias, la visión de Gobierno del Presidente Luis Abinaderpropició grandes acciones para rescatar la economía, las medidas económicasimplementadas han demostrado que hay un resurgir de la acción del Estado. Se han puesto en marcha cambios profundos en la gestión del modelo económico, se observa la aplicación de medidas que se introducen para reactivar la economía.

La intervención del Estado a través de los paquetes de ayuda y planes de asistencia socialtiene una fuerte incidencia en el crecimiento económico a largo plazos, fortaleciendo la capacidad de inversión en planes y políticas sociales.

Detalles

La manera en que el gobierno del Presidente Luis Abinader ha intervenido la crisis de la pandemia ha generado confianza y legitimidad, logrando ser el actor de la acción y gestión de la crisis sanitaria de esta pandemia.

Finalmente, con el anuncio delPresidente Luis Abinader, de suprimir todas las restricciones adoptadas como consecuencia de la pandemia del Coronavirus (COVID-19), es una decisión que demuestra que lo público y el interés colectivo tienen más relevancia ante esta pandemia. Se ha buscado el bien común, la reorientación de la economía y la sociedad en defensa del interés público, más allá de la emergencia y el intervencionismo del Estado, garantizando la universalidad de las políticas públicaspara propiciar servicios básicos de calidad.

Ante este anuncio, la crisis sanitariadel Coronavirus (COVID-19) en nuestro país nos deja una gran oportunidad para garantizar la defensa de los derechos humanos, políticos, sociales, económicos, y medioambientales, más allá de la discusión de intereses particulares.

Publicaciones Relacionadas