La mermelada: El origen de la untura más famosa

La mermelada: El origen de la untura más famosa

Son muchos los que disfrutan las mermeladas en sus diferentes presentaciones, generalmente, de frutas.

Es normal que este tipo de untado esté presente en las mañanas, en el desayuno, así como igual momentos de entradas, pasabocas…

Las hay de diferentes frutas tropicales y exóticas, y acompañan muy bien variedades de galletas, panes…

Historia de la mermelada

Datos respecto a su origen refieren que es un postre proveniente de un dulce denominado “confitura de membrillo”, una fruta portuguesa.

Señala que es un tipo de manzana, típico de la antigua Grecia, que se mezclaba con miel.

Puede leer: La frescura del limón en casa

Recetas

Mermelada de fresa

1 kilo de fresas lavadas y limpias
4 tazas de azúcar morena
1/4 de taza de jugo de limón

Preparación. En un tazón grande, machacar las fresas hasta obtener unas 4 tazas de la fruta machacada. Por otro lado, en una cacerola de fondo duro mezclar las fresas con el azúcar y el jugo de limón.

Cocinar esta mezcla a fuego bajo, sin dejar de mover, hasta que el azúcar se disuelva. Luego, subir el fuego y dejar que la mezcla hierva sin dejar de mover.

Luego que la crema obtenga una textura cremosa, esterilizar un frasco de cristal, echar la mermelada caliente y tapar bien, dejando un espacio de alrededor de 1 centímetro entre la mermelada y el cuello del frasco.

Cuando se refresque un poco, llevar al refrigerador.

De cranberry

Un kilo de cranberry
500 gramos de azúcar
¼ de taza de agua

Preparación. En una olla o cacerola a fuego medio, ponerlos cranberry y presionarlos suavemente para que se abran y suelten su jugo. Mientras, agregar ¼ de taza de agua.

Retirarlos por un momento del fuego y agregar el azúcar y mezclar muy bien hasta incorporarlos totalmente con el azúcar.

Volver a colocarlos al fuego, revolver de vez en cuando y dejar hervir hasta que la mezcla comience a tomar consistencia.

Mientras, tomar un frasco de vidrio y verter la mermelada caliente, colocar un pedazo de papel encerado y tapar inmediatamente el frasco mantenerlo por un momento a temperatura ambiente hasta que ésta se haya enfriado, y luego guardarla en un lugar fresco, seco y oscuro o en el refrigerador.

Más leídas