La necesaria transformación hacia una nación empoderada

La necesaria transformación hacia una nación empoderada

Fernando Álvarez Bogaert

(4/4)
A Pepín Corripio, amigo entrañable de casi cinco décadas.

La necesaria transformación hacia una nación empoderada. En esta entrega nos detenemos en las grandes oportunidades de transformación que tiene nuestro país para convertirse en una de las naciones más prósperas de la región.

El primer objetivo que se necesita cubrir es la educación. Contando con una empresa de prestigio, tipo Mckinsey, para que haga una evaluar la educación en esa dirección, como se hizo en Singapur.

Se deben reforzar los politécnicos en el país, en asociación con INFOTEP, con el propósito de especializar la mano de obra local. El país cuenta con grandes desafíos tecnológicos, por lo que debe crear dos instituciones dedicadas exclusivamente al desarrollo de capacidades tecnológicas, mediante acuerdos con el Instituto Tecnológico de Bombay en la India, apoyado por la MESCYT, el ITLA y el INDOTEL.

Se abre la gran oportunidad para nuestro país si se hacen las grandes transformaciones necesarias, repito “transformaciones” no “cambios”. La diferencia radica en que los cambios se hacen del nivel alto hacia abajo teniendo efectos limitados, ya que no toman en cuenta la sociedad que tiene una interacción comunitaria importante. Las transformaciones, por su parte, se realizan desde dentro, cambiando primero el sentimiento de pertenencia comunitaria a través del empoderamiento colectivo.

Leer más: La necesaria transformación hacia una nación empoderada 3/4

El principal valor que se debe propulsar es el empoderamiento, cuando una sociedad se siente empoderada es capaz de lograr todos los objetivos y vencer todos los obstáculos, podemos ver algunos ejemplos:
1. El enorme crecimiento de la diáspora dominicana.
2. La conversión del tabaco dominicano como uno de los mejores del mundo, en colaboración con la diáspora cubana. 3. El evento ocurrido en el CEA, en donde en 5 años la producción aumentó de 620 a 940 mil toneladas.
4. El extraordinario crecimiento del turismo.
5. El fuerte crecimiento de las Zonas Francas.
6. La participación de las asociaciones industriales y de comerciantes en la actividad económica.
7. Con un presidente caracterizado por su fuerte accionar.

Se debe lograr que miles de personas con capacitación de estos sectores, sumando las universidades, se conviertan en agentes de transformación.

Leer también: La necesaria transformación hacia una nación empoderada 2/4

Con el cambio de paradigmas internacionales, debemos explotar el potencial del país como el centro logístico y distributivo de América, aprovechando la ventaja estratégica que nos ofrece la naturaleza por la proximidad geográfica y económica. Atrayendo inversiones internacionales para que las grandes firmas, que ya han iniciado su traslado, vean a la República Dominicana como la primera opción. Tenemos las ventajas comparativas de un panorama económico estable y salarios competitivos con las fábricas del mundo.

Solo transformándonos de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo podemos lograr nuestros objetivos. No tengo la menor duda de que si logramos el proceso de transformación hacia una nación empoderada con alto nivel de autoestima, podemos lograrlo.

La pregunta que queda es: ¿Seguiremos pasivos? Hago un llamado a la esperanza y estoy convencido de que sí podemos y sí debemos asumir estos retos para convertir la nación en algo excepcional.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas