Los problemas de la oposición política

Los problemas de la oposición política

Arturo Martínez Moya

Problemas de la oposición política: no tiene discurso; se le acabó el tiempo; todavía no se enteran de que después del Covid-19 la economía dominicana entró en una etapa diferente; que por su gestión exitosa, no obstante entorno externo, caracterizado por tensiones geopolíticas, Luis Abinader es el mejor conductor de las cosas públicas. Las encuestas no mienten, todas repiten que gana en primera vuelta.
En lo que sigue y por razones de espacio cito algunos intentos fallidos de la oposición para construir un discurso.

Uno, estoy seguro el lector recuerda que el principal candidato opositor por meses repitió la mentira de que en términos real en 2021 la economía no había crecido, dejó de repetirlo cuando el FMI lo desmintió de mala manera: República Dominicana, no solo recuperó en tiempo récord el volumen (-6.7%) de PIB real que perdió en 2020, además, en 2021 tuvo el mejor desempeño en la región en términos real respecto al nivel prepandémico, superando en 5.0 puntos porcentuales el de 2019.

Dos, abandonó su discurso errado y echó mano a dos pronósticos por igual equivocados, la economía no crecía en 2022, desmentido por los hechos, el PIB real aumentó un sólido 4.9%. Lo mismo dijo en 2023, también quedó mal, no obstante, la inesperada caída del comercio y crecimiento mundial por problemas geopolíticos, nuestro PIB real superó el promedio de 2.2% de América Latina y el Caribe estimado por Consensus Forecasts.

Tres, sobre el sector externo, en 2023 la oposición política quiso vender el discurso no había dólares, la realidad lo desmintió, la economía dominicana recibió US$36,400 millones, de estos US$10,157.2 millones por remesas, US$10,000 millones turismo, US$11,900 millones exportaciones totales y US$4,300 millones inversión extranjera directa. El buen comportamiento permitió que el Banco Central acumulara reservas internacionales por US$15.464,3 millones, equivalentes a 12.9 % del PIB y 5.8 meses de importaciones, ambos índices por encima de umbrales recomendados por el FMI, y que el peso devaluara apenas 3.2% respecto a 2022, por debajo del promedio de años previos a la pandemia.

Cuatro, otro intento fallido de la oposición fue con la inflación, confundió “deflación” con “desinflación”, dos conceptos diferentes. Lo primero es tasa de inflación negativa generalizada prolongada en el tiempo por caída violenta y prolongada de la demanda interna por política monetaria equivocada, lo que no sucedió en nuestra economía.

Lo que tuvimos y fue positivo para la economía, “desinflación”, es decir, desaceleración paulatina y persistente de la tasa de aumento del Índice de Precios al Consumidor, razón por la que en 2023 la inflación interanual cerró en 3.57%, con caída de 607 puntos básicos respecto al máximo de 9.64 % observado en abril de 2022, y que en mayo de 2023 la inflación interanual convergiera al rango meta de 4.0% ± 1.0%, siendo nuestro país uno de los primeros de América Latina en lograrlo.

Otro beneficio de la “desinflación” fue el cambio en expectativas de las familias, aumentaron su consumo, también entre productores de bienes y servicios, aceleraron sus inversiones para satisfacer la creciente demanda de las familias.

Y cinco, la oposición política intenta contradecir las estadísticas con el discurso de que la pobreza no se redujo de 28.4% en 2022 a 24.4% en 2023, sin éxito porque tiene en contra, además de las estadísticas, al trabajador y familias, están conscientes de que los empleos productivos aumentaron y que la histórica alza de salario mínimo le permitió recuperar poder adquisitivo perdido durante la brutal inflación
importadamente presentado en el aeropuerto. Se refería a un documental relacionado con el denominado programa “Pico y Pala” que realizaba Agricultura, consistente en la construcción y reparación de caminos vecinales con la participación de los agricultores. El productor cobró la ínfima suma de 10 mil pesos y los trabajos se recibieron a satisfacción.

Hago este relato sobre un acontecimiento ocurrido hace 26 años, a propósito de la incautación de productos comestibles que al cantante español Julio Iglesias hicieron inspectores fitosanitarios adscritos al aeropuerto Punta Cana, Higüey.))

Publicaciones Relacionadas