¡No dejemos que nos gane la batalla!

¡No dejemos que nos gane la batalla!

El cáncer es una de las principales causas de muerte en adultos. Algunos factores de riesgo para el cáncer de mama están fuera de nuestro control. Estos incluyen: género, edad, antecedentes menstruales, antecedentes familiares y genética. Las mujeres tienen casi 100 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que los hombres y el riesgo aumenta con la edad.
Otros factores de riesgo son modificables. El sobrepeso, obesidad y falta de actividad física juegan un papel importante en el riesgo de este cáncer y docenas de estudios respaldan que las mujeres con sobrepeso u obesidad, en el momento del diagnóstico o que aumentan de peso después, tienen más probabilidades de experimentar una recurrencia del cáncer y una disminución de la supervivencia.
Múltiples estudios han demostrado que realizar cambios en el estilo de vida como practicar actividad física regular, modificar patrones alimentarios – incluir diariamente frutas y verduras, cereales integrales y leguminosas, disminuir el consumo de grasas saturadas- puede modificar el riesgo de reaparición del cáncer.
Un estudio realizado para medir la concentración de carotenoides en sangre (este nos habla de qué tanto o tan poco se consumen frutas y verduras) encontró que las mujeres con concentraciones mas altas en sangre tenían un 43% menos probabilidad de una recurrencia del cáncer de mama en comparación con las mujeres con los niveles sanguíneos más bajos. Esto sugiere que una dieta más saludable antes o justo después del diagnóstico puede proteger contra su recurrencia.
Otro análisis encontró que las mujeres que comían un mínimo de cinco porciones de verduras y frutas por día y realizaban actividad física regular (30 minutos de caminata rápida diaria), redujeron su riesgo de reaparición del tumor en aproximadamente un 50%.
En fin, para todas las sobrevivientes de cáncer de mama, la evidencia deja en claro que lograr un peso saludable, modificando hábitos alimentarios y realizando actividad física regular debería ser un objetivo de bienestar a largo plazo. Por esta razón, te invitamos a que acudas a un profesional calificado para orientarte sobre qué plan nutricional debes llevar, cuál es el equilibrio que debe hacer en tu alimentación y qué tipo de actividad física es la mejor para ti. Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clinica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a: [email protected]/@sodonuclim.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas