No ignorar relación entre consumos, violencia y delitos

No ignorar relación entre consumos, violencia y delitos

La preocupación que mueve intenciones de evitar en la población la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas ha existido y consagrado por ley por mucho tiempo y en el propósito coinciden autoridades que tienen que velar por la salud comunitaria y los propios fabricantes que publicitan sus ofertas advirtiendo de posibles efectos negativos y llamando al consumo responsable.

El fin básico de legislaciones y regulaciones, y de las políticas de mercadeo que promocionan marcas que no esconden riesgos, no es evidentemente negar derechos a mayores de edad a la preferencia para tomar líquidos. Sería, por el contrario, generar conductas colectivas de moderación. Ni al Gobierno ni a los envasadores se les podría recriminar el acierto de contraponerse a extralimitaciones estando tan precisamente establecidos los daños asociados a contenidos de botella cuando de ellos se llega a los extremos.

Puede leer: Elevar con rigor la calidad docente debe continuar en agenda

Tiene propósitos sanitarios realistas limitar el alcance en venta libre de sustancias que alteran comportamientos y la percepción de los sentidos y que por su alto fluir por la sangre restan racionalidad, incapacitan para conducir y vuelven a quienes se pasan de copas más vulnerables incluso a la delincuencia que mucho opera de madrugada.

Está probado su vínculo con accidentes de tránsito y actitudes sociales violentas como la que destruye vidas de mujeres a manos de hombres irascibles, doblemente encendidos por el alcohol, y dominados por un falso sentido de superioridad sobre sus congéneres.

Publicaciones Relacionadas